cargando

Salvador Cabañas: panadero

Por las mañanas, panadero; por las tardes, futbolista: 3 años después así acabó el sueño roto de Salvador Cabañas

NOTIMEX

9 de Junio 2013
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP
AFP

Después de años de gloria en el futbol mexicano y de quedarse a seis meses de ir al Mundial de Sudáfrica, hoy ya no encuentras a Salvador Cabañas a las 6 de la mañana en un bar. En estos tiempos, a esa hora aparece en las calles de Zeballos de Cué, Paraguay, repartiendo pan.

Ese es su negocio principal, que combina con los partidos del equipo de segunda divisón General Caballero.

A uno le dan ganas de estar en la cancha, porque piensa que podría hacer cosas que los otros no hacen"
Salvador Cabañas
Futbolista paraguayo

Las secuelas de la bala que recibió la madrugada del 25 de enero 2010 -y que aún tiene alojada en la cabeza- son la pérdida de visión del ojo izquierdo y la disminución de su olfato goleador. Y ante eso, el ex americanista dice que está cerca del retiro.

"Ya llevo muchos años en esto. Desde 1994 que juego en primera división y pienso que me voy a dedicar a mi complejo deportivo. Enseñaré futbol a los niños ", asegura, antes de irse a entrenar: un recuerdo de viejas glorias y sueños truncados.


Salvador Cabañas celebra el último gol que anotó en el futbol mexicano. (FOTO: CUARTOSCURO)

LA DURA REALIDAD

"Me levanto todas las mañanas a las 6 para salir a repartir pan en un vehículo. Cuando jugaba en México les regalé una panadería a mis padres, porque ellos trabajaron toda su vida en eso ", dijo Cabañas al diario Las Últimas Noticias que lo entrevistó en Paraguay.

En el campo de entrenamiento del club General Caballero en la localidad de Zeballos de Cué y vestido de corto como en sus años de gloria, Cabañas añora estar en la cancha con su selección, que está en el sótano de la eliminatoria sudamericana, prácticamente eliminados del Mundial Brasil 2014.

"A uno le dan ganas de estar en la cancha, porque piensa que podría hacer cosas que los otros no hacen ", concluyó el "Mariscal".