array(1) {
  [0]=>
  object(WP_Term)#8879 (16) {
    ["term_id"]=>
    int(78)
    ["name"]=>
    string(3) "GDL"
    ["slug"]=>
    string(13) "maspormas-gdl"
    ["term_group"]=>
    int(0)
    ["term_taxonomy_id"]=>
    int(78)
    ["taxonomy"]=>
    string(8) "category"
    ["description"]=>
    string(0) ""
    ["parent"]=>
    int(0)
    ["count"]=>
    int(4671)
    ["filter"]=>
    string(3) "raw"
    ["cat_ID"]=>
    int(78)
    ["category_count"]=>
    int(4671)
    ["category_description"]=>
    string(0) ""
    ["cat_name"]=>
    string(3) "GDL"
    ["category_nicename"]=>
    string(13) "maspormas-gdl"
    ["category_parent"]=>
    int(0)
  }
}
 

Guadalajara, hoy como siempre

Marco Islas-Espinosa.- Entre los fastos del cumpleaños 475 de la ciudad será difícil ignorar el ruido de los trascabos y las vibraciones de la máquina tuneladora que actualmente horada el subsuelo tapatío construyendo el proyecto más grande en el que se ha empeñado la ciudad desde, quizá, la creación misma de la Línea 1 del Tren Ligero.

Es así que si un tapatío de los que acompañó a doña Beatriz Hernández, Cristobal de Oñate y conquistadores que los acompañaban aquel 14 de febrero de 1542 caminara hoy por las calles del centro de Guadalajara no reconocería nada. Sus referencias primarias –los bosques y ríos que rodeaban la colina donde fundaron la ciudad, entre ellos el San Juan de Dios- han desaparecido.

Quizá sólo reconocería el emplazamiento de la vieja iglesia de San Juan de Dios, que sigue de pie donde se erigió la primera construcción para dar servicio a la población de la orilla oriente de la ciudad, lejos de la primera catedral de la ciudad, el hoy templo de Santa María de Gracia.

 

Guadalajara Año Cero

“La Guadalajara de hace 475 años era una Guadalajara nómada, con muchas dudas, interrogantes y miedos”, dice el Dr. Aristarco Regalado, autor del indispensable libro Guadalajara. Siete acontecimientos que la encumbraron y actual rector del Centro Universitario de los Lagos (CuLagos), de la UdeG.

“Aunque deberíamos estar celebrando realmente el aniversario 485, porque esta ciudad ya se había fundado antes –la primera hacia 1532 en Nochistlán, Zacatecas- en tres ocasiones. Entonces cabe preguntarnos ante ello, ¿qué hace a la ciudad, la infraestructura o sus habitantes?”, dice el Dr. Aristarco Regalado.

En el caso de nuestra ciudad, incluso es pionera en poner por delante a sus pobladores. Ya en el asentamiento de Tonalá, Cristobal de Oñate, el conquistador fundador de la ciudad, tuvo problemas con los vecinos que se entrometían –a su parecer- en el funcionamiento del asentamiento. Por ello los echó del lugar pero recurrió de nuevo a ellos para fundar el asentamiento definitivo en el Valle de Atemajac, en un paraje que los locales llamaban Tetlán.

“El núcleo de la ciudad, desde el año cero, lo constituye el cabildo, que es algo nuevo para el continente americano, una herencia del viejo mundo para la organización de la ciudad, algo que no existía en la forma de gobierno de los pueblos originarios del continente americano”, apunta el historiador.

La ciudad se fundó por la voluntad de una mujer, doña Beatriz Hernández, que al grito de “El Rey es mi gallo”, infundió coraje en los dubitativos caballeros del cabildo que temían estar poco protegidos ante los ataques de los temibles indígenas de la zona que ya había hecho fracasar la empresa antes. Pero hace 475 años el valor de una mujer fue el que determinó dónde se asentaría la futura capital de la Nueva Galicia.
“La Guadalajara del año cero se fundó con la idea de ser una ciudad grandiosa, de ser una ciudad importante. Se pensó en crearla, el cabildo la diseñó en cuadrícula para tener espacio para crecer durante siglos”, afirma el autor de Guadalajara. Siete acontecimientos que la encumbraron.

“Aquí señalo horca y cuchillo, fundo y sitio la ciudad de Guadalajara, la cual guarde Dios por largos años”, dijo solemne Cristobal de Oñate que añadió combatiente: “Caballero, ya yo tengo poblada la ciudad de Guadalajara en nombre de Su Majestad; si hay alguna persona que lo pretenda contradecir, que salga conmigo al campo donde le pondré batalla, lo cual se lo aseguro, porque en su defensa ofrezco de morir”.

Y así quedó fundada la ciudad.

 

Siempre en construcción

Como otras capitales importantes del mundo, Guadalajara parece nunca terminar de construirse. Es una ciudad palimpsesto. Actualmente se está rescatando El Puente de las Damas, un pasaje que dice mucho de los tapatíos de acuerdo a los historiadores que con Aristarco señalan que era el paso habitual para que los tapatíos de alcurnia visitaran durante la colonia sus casas chicas, y que servía para que algunos altos cleros visitaran sus prostíbulos para encontrar la comunión de la carne.

“Precisamente haciendo la comparación entre la Guadalajara del año cero y la de la actualidad, la ciudad nunca ha dejado de construirse y es precisamente por su misma importancia. Como, por ejemplo, la Catedral, que tardó siglos en construirse. Se comenzó en la colonia, continúo en el siglo XVI y XVII para concluirse durante la Reforma. Y la pongo de ejemplo por ser un símbolo de la ciudad”, apunta el Dr. Regalado.

“La diferencia es que ahora no sabemos a dónde vamos. Cuando se fundó la ciudad y se pensó como una cuadrícula se sabía a dónde quería irse, a dónde podría crecer la ciudad con los siglos. La verdad es que ahora parece que vamos improvisando”.

Pero esta ciudad se fundó pensando en grande, algo que los tapatíos, nacidos o crecidos aquí, saben muy bien. “Cuando llega Fray Antonio Tello y describe en su obra cumbre a Guadalajara, la entonces capital de Nueva Galicia, la señala como una ciudad elegida por Dios, como una ciudad que –en el subtexto de su crónica- señala casi como una ‘nueva Troya’. Vemos hoy una Guadalajara en constante crecimiento, no sólo por las obras del Tren Ligero, sino por el desarrollo urbano, los edificios de departamentos y el desarrollo vertical, sino por su expansión económica y humana”, señala el historiador de la ciudad y rector universitario.

Así llega Guadalajara a su aniversario 475, apenas a tres lustros de cumplir cinco siglos sobre el mismo lugar… y con los tapatíos.




Todos los derechos reservados de Más Información con Más Beneficios S.A. de C.V. Queda prohibida la reproducción de estos contenidos sin autorización previa. Contacto: editorial@mpm.mx

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD