array(1) {
  [0]=>
  object(WP_Term)#8875 (16) {
    ["term_id"]=>
    int(3)
    ["name"]=>
    string(10) "Especiales"
    ["slug"]=>
    string(10) "especiales"
    ["term_group"]=>
    int(0)
    ["term_taxonomy_id"]=>
    int(3)
    ["taxonomy"]=>
    string(8) "category"
    ["description"]=>
    string(0) ""
    ["parent"]=>
    int(0)
    ["count"]=>
    int(625)
    ["filter"]=>
    string(3) "raw"
    ["cat_ID"]=>
    int(3)
    ["category_count"]=>
    int(625)
    ["category_description"]=>
    string(0) ""
    ["cat_name"]=>
    string(10) "Especiales"
    ["category_nicename"]=>
    string(10) "especiales"
    ["category_parent"]=>
    int(0)
  }
}
 
La Bolsa de Valores quiere que inviertas aunque sea mil pesos

Pon tu lana en la bolsa

Para invertir en la Bolsa Mexicana de Valores, lo único que necesitas es tener mil pesos, un poco de asesoría y paciencia

ARTE: ALBERTO MONTT

No es coincidencia que en internet y redes sociales hayas visto publicidad de empresas que te invitan a invertir dinero en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Esta opción financiera también quiere atraer el dinero de pequeños inversionistas, o sea, personas como tú.

Datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera indican que solo cuatro de cada 10 personas ahorran y una de las razones es porque consideran que el costo de la vida es demasiado alto como para reservar una parte del dinero.

“Hay que entender que si solo estamos ahorrando, nos va a costar más trabajo comprar bienes, porque existe algo terrible llamado inflación que hace que las cosas valgan más. Entonces, para hacer un patrimonio, hay que poner a trabajar el dinero. En México hay muchas alternativas para invertir con montos que van de los 50 a los 100 pesos”, explica Sofía Macías, autora del libro Pequeño Cerdo Capitalista.

Pero la opción de moda es invertir en la Bolsa Mexicana de Valores. El primer requisito para lograrlo es acercarse a un asesor financiero, broker de una aseguradora o a una casa de bolsa en línea, para recibir orientación sobre cuál es el mejor momento para invertir. Ese representante también se encargará de darle seguimiento estratégico a tu inversión.

El segundo paso es decidir cuánto invertir. Y en ese sentido el mínimo es de mil pesos y el máximo es indefinido. Sin embargo, el mayor reto es vencer la frustración.

Meter dinero en la BMV implica tener temple para manejar los riesgos, ya que hay dos factores para ganar: el tiempo que dure la inversión —si es a largo plazo, mejor— y determinar qué tan dispuesto estás a perder, pues mientras más “peligro” corras, las ganancias serán mejores.

“Es como el dicho, ‘el que no arriesga no gana’. Si quieres tener mayores ganancias, vas a correr un riesgo alto, y mientras que en unos periodos vas a ver que tu inversión se reduce, en otros, ganarás mucho más, pero para que ocurra tienes que saber cuándo entrar y salir. Eso es estrategia financiera”, menciona la especialista.

En entrevista con Máspormás, el director general de la BMV, José Oriol Bosch, menciona que el desconocimiento de las finanzas ha provocado que muchas personas y pequeñas empresas se estén perdiendo de rendimientos importantes.

“Depende de la temporada, pero de 10 años a la fecha, incluyendo una caída en la crisis de 2008 a 2009, el rendimiento ha sido mayor al 50%. Esas son las oportunidades que, por desconocimiento, la gente no sabe aprovechar”, asegura.

Pero no llegues en ceros
Tener una preparación previa sobre finanzas te puede llevar a que en un periodo de 10 años, tus inversiones crezcan hasta un 50%, mientras que entrar a ciegas puede ser un riesgo que te lleve a perder dinero o a no obtener ninguna ganancia.

Existen diferentes vías para adentrarse al mundo financiero. Una de ellas es tomar cursos —desde nivel básico hasta diplomados— que imparten especialistas en la Bolsa Mexicana de Valores.

“En México son pocos los que invierten, pero deberían ser más. El objetivo es informar, que cualquier persona se dé cuenta de que todos tienen acceso a la Bolsa y deje de pensar que solo es para grandes inversionistas”, comenta Juan Oriol Bosch.

“ Antes de decidirte por invertir en esta opción, hay que comparar y esforzarnos por comprender mejor los productos y servicios financieros. En la medida en la que tengamos más herramientas podremos hacer rendir más nuestro dinero”, dice Macías. Y seguramente, tomar mejores decisiones.

Otras opciones para primerizos
Si no tienes conocimientos en finanzas personales, invertir en la BMV quizá todavía no sea una opción para ti. Pero si tienes interés en iniciarte en el mundo del dinero, puedes acceder a otras opciones financieras.

Los Cetes son un programa del gobierno federal y la primera alternativa para los novatos. Esta es una inversión que se puede empezar desde 100 pesos y su duración va de un mes a un año. Tiene una tasa fija de alrededor del 6.9% y los valores se compran a través de internet.

“Los Cetes te permitirá comprender cómo tu dinero genera más dinero, ya que entiendes la mecánica con un instrumento muy seguro”, dice Alejandro Saracho, autor del blog Reconfiguración Financiera.

El especialista en finanzas personales explica que hay otras dos formas de inversión seguras a largo plazo y útiles para las personas en etapa laboral: las Afores y el plan personal de retiro.

“Las Afores dan buenas ganancias. Por ejemplo, a los menores de 36 años les dan un rendimiento del 7.6%; de los 37 a 45 dan 7.05%; de 46 a 59 años es el 5.62% y a partir de 60 años es el 3.97%. Mientras que los planes para el retiro dan el 8% anual y hasta son deducibles de impuestos”, detalla.

Otra alternativa a mediano plazo es el fondeo colectivo, en el que a través de una plataforma prestas dinero a tasa fija para financiar la realización de proyectos. Esta opción está supervisada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y es una de las opciones más seguras para invertir.

En cifras:

  • 40% de la población se interesa por ahorrar, según la Encuesta de Inclusión Financiera.
  • 5 de cada 10 trabajadores son informales, por lo que no cuentan con planes para el retiro.
  • 28 días es el periodo mínimo para acceder a una alternativa de inversión financiera.


Reportera que camina la CDMX. Ideática y platicadora en sus ratos libres. Escribe de madrugada y duerme en el autobús. Convencida que las personas están hechas de historias y no sólo de tripas y huesos. De la vida aprendió a no tener sentimiento de escasez.


Todos los derechos reservados de Más Información con Más Beneficios S.A. de C.V. Queda prohibida la reproducción de estos contenidos sin autorización previa. Contacto: editorial@mpm.mx

POLÍTICAS DE PRIVACIDAD