Caminar por la ciudad y sus ríos muertos

CELESTòN, YUCATçN, 02FEBRERO2011.- Los humedales en la reserva de la biosfera de Celestœn ofrecen importantes servicios ecol—gicos como la reproducci—n de peces y oxigeno, de ah’ la importancia de la conservaci—n. Cuando estas ‡reas mueren, cientos de especies animales padecen por la falta de agua dulce y refugio contra los depredadores naturales; en consecuencia, emigran a otras partes y alteran el equilibrio ecol—gico de la zona. FOTO: FRANCISCO BALDERAS7CUARTOSCURO.COM

El segundo libro publicado por la Editorial Antílope nos lleva a un recorrido por los antiguos cauces de la ciudad, para comprender que su desaparición es una forma de desplazarse, como nuestros muertos se desplazan en la vida de sus dolientes

 

Un escritor suele ser una persona solitaria que trabaja —por lo general— desde el aislamiento, y lo que Editorial Antílope hace es crear una colectividad que transforma al proceso de edición para “gestar amistades mientras se trabaja un libro a varias manos”.

Antílope nació bajo las manos de Isabel Zapata, César Tejeda, Astrid López, Marina Azahua y Jazmina Barrera, escritores y editores, quienes se definen, en palabras de Salinger, como “amantes de lo improbable, protectores de lo infecundo, defensores de los extravagantes sin remedio”.

Hasta el momento cuentan con dos libros: Arbitraria, muestrario de poesía y ensayo, donde participan 24 autores menores de 41 años, y Los que regresan, libro de poesía de Javier Peñalosa, publicado en este año.

La desaparición de los ríos es el tema principal de Peñalosa, aunque en los tres apartados del libro también encontramos muertos, ecos, árboles y “sombras que se alargan sin romperse” y que trazan un mapa en el que “un grupo de hombres trabaja en las ruinas del próximo siglo”.

Como un pase de lista de personas muertas, Javier invoca a los ríos que existieron en la Ciudad de México y que hoy conocemos como calles. Caminos, como el que conduce a la ciudad de Petra, que durante miles de años estuvieron cargados de agua, de los que sólo queda un recuerdo lleno de condones, zapatos y botellas de plástico.

La desaparición es otra forma de moverse, como en la escritura, donde al tomar el lápiz y teclear en la computadora, nos desplazamos. Así, el autor toma como ejemplo a los árboles, de quienes asegura que su inmovilidad está viva en la corteza: “En este cuerpo hubo años, palabras, oscilación. La tarde en que murió mi padre caminé entre la gente”.
los-que-regresanLos que regresan
Javier Peñalosa
Editorial Antílope, 2016
$100

Compartir
Artículo anteriorComo tomarte un mojito en La Habana
Artículo siguienteCrucigrama 14 de Septiembre 2016
Sinaloense radicado en el DF. Escritor de clóset y periodista destapado. Una vez le dio la mano a Fernando del Paso y se considera amante de los tacos de canasta y la cerveza.