La calle Madero: su historia, edificios y peculiaridades

Todo chilango se ha paseado al menos una vez en su vida por la calle Madero del Centro Histórico, no por nada es la vía más transitada de la ciudad con más de 400 mil transeúntes al día.

Ubicada entre Eje Central Lázaro Cárdenas y el Zócalo, esta calle es una de las más antiguas de la Ciudad de México, el nombre le fue otorgado en la segunda década del siglo XX para conmemorar a Francisco I.Madero. Fue Pancho Villa quien puso la placa con el nuevo nombre, porque considero que una de las avenidas principales de la ciudad tendría que perpetuar la memoria de este personaje.

madero1

Anteriormente, esta vía se llamó San Francisco, porque el convento de ese nombre se encontraba al inicio de la calle, exactamente en lo que hoy conocemos como Eje Central Lázaro Cárdenas; posteriormente tuvo el nombre de Plateros, porque el Marqués de Cadereyta, quien era Virrey en 1638, dio autorización a los comerciantes de la plata para que se establecieran en esta calle.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: ASÍ DAMOS EL GRITO LOS CHILANGOS

Actualmente esta calle sigue con vida, desde el 2010 se convirtió en un corredor exclusivo para transeúntes, la vida nocturna y el comercio, aquí puedes adquirir productos de distintas marcas nacionales o internacionales, pero lo que destaca es su patrimonio arquitectónico y cultural.

A continuación conoce un poco de su riqueza arquitectónica:

Torre Latino 

torre-latino

Empecemos este recorrido en el Eje Central Lázaro Cárdenas y calle Francisco I. Madero, donde se encuentra la Torre Latino, considerada durante varios años como el edificio más alto de México y Latinoamérica. A pesar de ya no ser considerada como la más alta, sin duda es un orgullo para los chilangos.

Este edificio ha sobrevivido prácticamente a todo: tiempo, marchas y hasta a los terremotos de 1957 y 1985. Este rascacielos cuenta con 43 pisos de oficinas, además de un mirador en los últimos tres pisos de su estructura donde se puede obtener excelente vista de la Ciudad de México.

Iglesia de San Felipe de Jesús 

san-felipe

Construido a finales del siglo XIX, el también llamado Templo Expiatorio Nacional de San Felipe de Jesús, es una de las parroquias más concurridas del Centro Histórico.  Este inmueble de estilo neogótico fue realizado por el arquitecto Emilio Dondé.
En la también conocida Iglesia de San Felipe de Jesús se encuentran los restos de su fundador Félix de Jesús Rougier, quien cuenta con una estatua tamaño real dentro de este recinto.

Casa de los Azulejos 

azulejos

El Palacio de los Condes de Orizaba comenzó a construirse en 1793 en lo que era conocida como la esquina del callejón de la Condesa y la calle de Plateros, en la actual calle Madero. El elemento más destacado de su exterior es su colorida fachada que fue recubierta con azulejos de talavera, como manifiesto de la enorme riqueza que dichos condes alcanzaron en los últimos años del siglo XVIII.

Con ya varias décadas de ser la “flagship-store” de uno de los emporios comerciales más importantes de México, el Antiguo Palacio de los Condes de Orizaba, mejor conocido como la Casa de los Azulejos, es una construcción única en el  Centro Histórico por su peculiar fachada y años de tradición que la convierten en punto de visita obligado en la Ciudad de México.

Museo del Estanquillo 

museo

A mediados del siglo XIX se encontraba ubicada una de las joyerías más importantes del país, La Esmeralda, desde entonces este edificio ha sufrido varios cambios, convirtiéndose en oficinas de gobierno, banco y discoteca.

Actualmente en el primer piso se ubica una famosa tienda de discos, además de que también se encuentra el Museo del Estanquillo, donde se exhiben las colecciones pertenecientes a Carlos Monsiváis.

Los Especiales 

los-especiales

Finaliza este recorrido con un lugar imperdible de la zona, lánzate a Los Especiales, con cinco diferentes opciones en tacos de canasta: chicharrón, mole verde, carnero en adobo, frijol y papa.

Este es uno de los lugares que debes de pisar si andas por la zona, ya que los precios son muy accesibles, pero no por ello dejan de tener los mejores tacos de la zona.

(Foto: Dulce Ahumada/MxM/La Ciudad de México en el tiempo)