La historia de los horrores en La Castañeda

En este antiguo manicomio los internos vivieron las más crueles torturas, en él estuvieron reclusos, prostitutas, indígenas y hasta el papá de Juan Gabriel. 

La época del Porfiriato trajo consigo grandes cambios a favor del progreso, gran parte de los hermosos edificios que hoy podemos apreciar fueron creados durante ese periodo, sin embargo algunos de los proyectos de ese entonces no tuvieron el resultado que se esperaba, como ocurrió con El Manicomio General de La Castañeda.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: HARÁN UN HOMENAJE A AMY WINEHOUSE EN LA CDMX

Este lugar abrió sus puertas un 1 de septiembre de 1910, su edificación se construyó sobre una antigua hacienda pulquera en Mixcoac, la cual gozaba de una vasta extensión territorial, su arquitectura se basó en la del Charenton, un hospital psiquiátrico parisino.

porfirio-diaz-en-la-castaneda

El día de su inauguración estuvo presente el presidente Porfirio Díaz, además de la crema y nata de la sociedad. Su apertura formó parte de los festejos por el centenario de la Independencia de México. Tristemente al igual que otros proyectos, éste fue abandonado después de su inauguración.

castaneda_1

A pesar de que La Castañeda,  como mejor se le conoció a este lugaren sus inicios fue un símbolo progresista, poco a poco fue convirtiéndose en “el palacio da la locura”, apelativo que se le dio debido al mal cuidado que sufrían los pacientes, además de la negligencia medica y las terribles condiciones sanitarias.

la-castaneda

Los primeros pacientes que aquí se atendieron fueron los que sufrían de alguna enfermedad mental, con el tiempo comenzaron a internarar a reos, prostitutas, epilépticos, sifilíticos, alcohólicos e incluso a indígenas bajo la excusa de que eran inadaptados sociales.

enfermeras-en-la-castaneda-1

En un inicio la construcción estaba diseñada para albergar a  1500 pacientes, aunque en realidad tenían a más de 3500, todos atendidos por un muy deficiente cuerpo médico.

pacientes-de-la-castaneda

Los internos estaban distribuidos en pabellones, los cuales recibían nombres discriminatorios como “El Pabellón de los Imbéciles” o “El Pabellón de los Idiotas”. Algunos de los internos llegaron a sufrir algún tipo de tortura, se hacía un uso excesivo de los electrochoques, tanto que los pacientes quedaban completamente inconscientes.

internos-en-la-castaneda

Se dice que el padre de Juan Gabriel, estuvo de interno en este lugar por un  gol­pe emo­cio­nal del cual nun­ca se re­cu­pe­ró.

la-castaneda-11

Si los médicos consideraban que un paciente tenía un comportamiento inapropiado, los bañaban con agua helada, e incluso los encerraban por días en sitios húmedos y llenos de ratas. A pesar de todo lo mencionado, este lugar fue considerado como un parteaguas para la psiquiatría en México.

La Castañeda cerró sus puertas el 29 de junio de 1968, por orden del entonces presidente Díaz Ordaz.

(Fotos: INAH Y Costesía)