Manual para entender lo que pasó

Manual

Instrucciones para entender lo que ha pasado en las últimas horas tras el paso del Huracán Trump.

Pensemos
La visita de Donald Trump no fue un error, sino una estrategia patriótica y exitosa para mantener los intereses de México a salvo de ese racista naco, vestido de lentejuelas xenófobas y con peluca de maíz transgénico. Traer a Trump, el peor enemigo de México, fue lo mejor que nos ha pasado, pero es difícil de entender, lo sé.

 

La idea
¿Entonces por qué 85% de los mexicanos, según una encuesta, cree que la decisión de traerlo fue un error? Ah, es que una cosas es lo que “creen” los mexicanos y otra cosa es lo que “saben” los mexicanos. Dado que la idea de traerlo fue de Luis Videgaray, entonces no puede ser sino una formidable decisión, pues él es el hombre más inteligente del gabinete y un distinguido secretario de Hacienda en la Historia de México. Tan distinguido que nunca se equivoca. Y como estaba tan seguro de que era la mejor estrategia diplomática, ni siquiera se la contó a nuestra presunta Canciller, Claudia Ruiz, no vaya a ser que ella se la fuera a robar y quedara como la brillante del gabinete. Ya ve que nunca falta el que plagia las buenas ideas.

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA SERVIRLE A TRUMP

Resultados
¿Entonces por qué si fue una excelente idea traer a Trump, el racista sigue creciendo en las encuestas y amenazándonos con poner un muro y quitarnos el TLC? No, Trump no crece en las encuestas, sino que las encuestas cada vez son más chiquitas. Tan exitosa fue la reunión con Peña que Trump regresó a EUA y cambió el discurso: ya no dice que nosotros vamos a pagar el muro, ahora dice que nosotros “no sabemos que vamos a pagar el muro”. Punto a nuestro favor.

 

Resultados (Parte II)
¿Y el TLC? Ah, sí, claro el TLC, ya se me andaba olvidando. Las cosas buenas casi no se cuentan, pero cuentan mucho, por ejemplo, Trump llegó diciendo que cancelará el TLC, pero nuestro señor Presidente le cambió la gelatina gris que tiene como sesos y ahora el racista dice que solo lo “mejorará para el bien de EU” y eso, créanme, no puede ser sino un éxito de la diplomacia mexicana. ¿No alcanzan a ver el éxito? Algún día entenderán las decisiones de nuestro Jefe Supremo Señor Peña y Nieto.

 

En resumen
Si la mejor decisión de este sexenio pareció la peor, fue porque para los amargados mexicanos resultó tan fuerte el impacto diplomático que quedaron apendejados por el shock y por eso tienen la percepción equivocada de todo, por babosos. ¡Hasta Trump ha reconocido el éxito de su visita!, que según él se mide “con la salida del ministro (Videgaray), el organizador de la reunión”. “Salida”, ¡pero de vacaciones!, porque no corrimos a Videgaray, lo premiamos por tan célebre decisión. Se las merece.