El platillo típico de las fiestas patrias

Foto: Shutterstock

Cada año esperamos con ansias comer un delicioso chile en nogada que es, por excelencia, uno de los platos más típicos de la gastronomía mexicana. Pero, ¿sabes cuál es su origen?

Desde julio y hasta finales de septiembre, podemos degustar este clásico platillo que generalmente se hace con picadillo especial, se reboza y después es cubierto con crema de nuez de Castilla; al final, se le agrega perejil y granada que juntos simbolizan los colores de la bandera. 

Existen distintas versiones en torno a su origen. La primera es que fue creado en 1821 por las monjas del Convento de Santa Mónica, en Puebla, con el propósito de celebrar el cumpleaños del caudillo independentista Agustín de Iturbide. 

No obstante, en un artículo titulado “El mito de los chiles en nogada y la bandera de las tres garantías”, el arqueólogo Eduardo Merlo, menciona que, aunque Iturbide disfrutó mucho del platillo, no fue inventado para él, pues existía desde hace tiempo como postre.

Según Merlo, esto se remonta al Virreinato de la Nueva España, donde los primeros pobladores eran en su mayoría andaluces y tenían la tradición repostera heredada por los árabes. “Las mejores cocineras y reposteras eran las monjas y se les encargaban los platillos para las grandes fiestas señoriales”, dice.