Encontramos a Dory… y a muchos otros peces

En la Ciudad de México hay dos espectaculares mercados de peces. Peces vivos, no de los que te almuerzas en ceviche. Animalitos acuáticos que se venden como ornato o para tener de mascotas.

Ambos lugares son abigarrados y caóticos. Es como ir a la Plaza de la Tecnología, nomás que en vez de preguntarte “¿Juegos, programas, Photoshop?”, los locatarios te dicen “¿Buscabas tranquilos o agresivos?”. Y en lugar de componentes para armar tu computadora, hay todo lo necesario para construir un miniecosistema acuático casero: el tanque, las plantas, los adornos (calacas, sirenas, Bob Esponja, barcos), los troncos, el filtro, la tierrita, las luces y, claro, los peces.

Los animales están en peceras o solitos en bolsas de plástico, colgadas en racimos tan vistosos como perturbadores: pobres peces, seguro no se la están pasando chido. Las especies van de lo más común, como los beta (que se venden en vasitos, como de gelatina), los japoneses o los guppy, hasta variedades exóticas como el trompa de elefante, la viuda negra, plecostomus leopardo o la navaja payaso, además de los más impresionantes, como las aroguanas, las pirañas pacú o los óscares gigantes. Por todos lados hay pececitos modificados genéticamente para ser de colores neón, supernoventeros y llamativos.

Los locales especializados en variedades marinas son los más asombrosos. Esta afición, comparada con la acuariofilia de agua dulce, es más costosa y compleja, pero la recompensa está en los tanques ultracoloridos que parecen película de Pixar.

El mercado de la Morelos está en Imprenta y Jardineros, cerca de metro Morelos, y el de la Mixhuca está en Río Frío y 20 de noviembre, cerca de Metro Mixhuca.

Foto: Guillermo Gelamaka

Compartir
Artículo anteriorEl sabor de Medio Oriente sobre cuatro ruedas
Artículo siguienteCrucigrama 15 de Septiembre 2016
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.