Matrimonio igualitario, un impulso constante en México

Foto: Shutterstock

El derecho a la unión entre personas del mismo sexo en algunos estados mexicanos ha sido gracias al trabajo de activistas, académicos, congresos locales e incluso de la Suprema Corte 

El pasado 15 de junio, el Congreso de Sinaloa aprobó por unanimidad reformas al Código Familiar, modificando los artículos 40 y 165 con la finalidad de extender las figuras del matrimonio y el concubinato entre personas del mismo sexo.

La noticia fue bien recibida por los integrantes de la comunidad, activistas y académicos, ya que el camino hacia el matrimonio igualitario en México ha sido complicado.

Los pasos han sido lentos, pero firmes. Cabe recordar que, en 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictaminó que todos los jueces del país debían tener un criterio favorable ante los amparos que interpusieran en cualquier estado las parejas homosexuales que quisieran casarse.

Es importante mencionar que cerca de la mitad de las entidades federativas reconocen y permiten la celebración del matrimonio igualitario ya sea que adecuaron sus legislaciones o bien que son permitidos por orden de la Suprema Corte.

Pese a estas acciones favorables, todavía queda mucho por hacer, ya que la discriminación sigue teniendo eco en gran parte de México, pues hay una gran parte de la población que todavía excluye y coloca etiquetas.

SABÍAS QUE…

Hay entidades en las que está permitido el matrimonio igualitario porque intervino la Suprema Corte, en otros por modificación legislativa, en unos por la orden del gobernador —como es el caso de Chihuahua—, mientras que en los que no se puede es necesario recurrir al amparo. Los estados donde todavía no avanza la legislación son Guerrero, Querétaro, Durango, Guanajuato, Estado de México, Sonora, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Zacatecas y Tamaulipas.