La pianista: entre el deseo y la violencia

Hace 15 años se estrenó La pianiste, considerada por ciertos críticos como una de las mejores cintas en la carrera de Michael Haneke, adaptación de la novela homónima de la escritora Elfriede Jelinek. Entre 2001 y 2003, la película ganó una decena de premios y descubrió la obra del director austríaco a un sector más amplio del público. Haneke aprendió —al punto de convertirse en uno de los directores más importantes de este tiempo— el estilo austero y la lección de sinceridad de directores como Robert Bresson y John Cassavetes; la confrontación social y la rebeldía de Buñuel y Pasolini, y la estética, humana y profunda, de los neorrealistas.

Erika, la maestra de piano, enfrenta su oscura sexualidad, sus emociones reprimidas por sus objetos de deseo y su incapacidad para amar, cuando Walter, su alumno, se enamora de ella.

En el fondo de la trama hay una dependencia violenta, sutil y explícita a la vez, que circunda la relación entre la pianista y su madre.

poster

La pianiste

Francia y Austria, 2001

De: Michael Haneke

Con: Isabelle Huppert, Benoît Magimel y Annie Girardot

La encuentras en: http://www.apple.com/itunes/