De tranvía a espacio cultural, la Estación Indianilla

Este edificio vio la evolución del tranvía en sus entrañas. En 1985 cerró sus puertas para quedar en el olvido. Años más tarde, este edificio daría lugar a un espacio donde conviven la cultura y el arte

En 1675, el padre Domingo Pérez Barcia adquirió algunas propiedades que eran de las indias María Clara, María Concepción y María Paula para edificar una capellanía, entonces los tranvías eran jalados por caballos y mulas. El último tranvía de este tipo dejó de circular en la Ciudad de México en 1936.

Este edificio quedó en el olvido por 20 años, con la única función de ser bodega de archivo muerto gubernamental. Fue rescatado en 2006 para convertirse en un museo y centro integral de cultura gratuito. La Estación Indianilla está en la calle Dr. Claudio Bernard 111, esquina con Niños Héroes, en la Doctores.

En 1889 la Compañía Limitada de Ferrocarriles compró un terreno en las “indianillas”, lo que hoy es parte de la colonia Doctores. En 1898 se instaló un taller para la construcción y el mantenimiento de tranvías, entonces, lo último en transporte. La estación también sirvió de locación, en 1953, para la cinta La ilusión viaja en tranvía de Luis Buñuel.