06066 | Lo que tu celular sabe de ti

datos de ubicación

Los celulares pueden llegar a ser tan inteligentes que muchas veces terminan por saber más de ti de lo que tú sabes de ellos.

Un simple smartphone es capaz de saber tu dirección, si viajas en auto propio o taxi y hasta la hora en que acostumbras irte a dormir.

Algo que es público y casi nadie sabe es que dentro de la memoria se quedan registrados, además de nuestra agenda de contactos, los lugares que visitamos, qué música escuchamos, cuál es la dirección de casa y del trabajo, y muchas otras cosas, gracias a los metadatos, que descifran patrones de comportamiento y rutinas diarias.

Los servicios de geolocalización permiten a tu dispositivo conocer la velocidad a la que te desplazas cuando vas de un lugar a otro, caminando o en auto, pero también cuentan con un podómetro para registrar cuántos pasos das al día. Una forma de evitarlo es asegurarte de apagar la navegación GPS, así como los datos de ubicación.

Si tu celular sabe en dónde vives y cuáles son tus lugares favoritos, es porque tu teléfono está diseñado para deducir los lugares que más frecuentas, sobre todo los iPhone, ya que Apple integra un algoritmo en los datos de ubicación que asume que si tu teléfono suele estar en un punto fijo durante la noche, es porque estás en tu casa, y si permaneces en otro lugar durante el día, ese debe ser tu lugar de trabajo.

Lo mismo pasa con los check-ins en Facebook. Al permitir que la aplicación tenga acceso a nuestra ubicación, los datos se guardarán en la memoria de tu smartphone. Si quieres evitarlo, habrá que borrar frecuentemente el historial de servicios de geolocalización.

Que las apps sean independientes al software de tu teléfono no significa que los datos no se queden en la memoria.

Al utilizar aplicaciones de servicio de taxi, por ejemplo, queda evidencia de nuestras rutas, tus sitios de transporte favoritos y hasta cuánto terminas pagando por cada viaje. Pero además hay que recordar que estos servicios no son muy confiables en cuanto a privacidad; son blanco frecuente de hackeos, por lo que eventualmente nuestros datos terminan en las manos de alguien más, ¿verdad, Uber?

Qué bonito programar el despertador de nuestro teléfono con nuestra canción favorita, pero al hacerlo también le estamos diciendo cuántas horas al día dormimos. De tal manera que si tu teléfono sabe hasta tus secretos más íntimos, es porque tú se los has estado contando.