La música y la televisión

¿Están cansados de las canciones que suenan en la radio actualmente? ¿Se aburren con las predecibles selecciones de algoritmo que les brindan las plataformas musicales? Yo creo que hoy mismo uno de los mejores lugares para encontrar buena música es la televisión. Y no me refiero a MTV

Desde hace rato (¿15 años?) la televisión está viviendo una etapa dorada. Hay grandes historias realizadas por talento de primera. Generalmente, las series de mejor factura vienen acompañadas de muy buena música. Las producciones han incorporado a supervisores musicales del mismo nivel que sus actores, directores, guionistas, directores de fotografía, editores o escenógrafos. Y no solo eso, destinan buena parte de su presupuesto a la música, sabiendo que es un elemento fundamental dentro de la narrativa y que además puede servir como herramienta mercadológica. Hablemos de algunas series actuales donde pueden encontrar muy buena música tanto vieja como nueva.

“Las producciones han incorporado a supervisores musicales del mismo nivel que sus actores, directores, guionistas”

Sharp Objects es una miniserie —en teoría solo se hará una temporada de 8 capítulos— que actualmente se transmite en HBO y que está empezando a despegar. La música juega un papel fundamental en la identidad de algunos de sus personajes y solo aparece si está dentro de la escena: a bordo de un coche, en la sala de una casa donde está el estéreo encendido o en un bar. Lo que más ha llamado la atención es el uso que se le ha dado a canciones de Led Zepellin —difíciles de conseguir, Page y Plant no las ceden a quien sea— que acompañan a su personaje principal, interpretado por Amy Adams. Sin embargo, el resto de la música es de mucho nivel, desde la electrónica de The Acid o LCD Soundsystem hasta canciones olvidadas de Carl Perkins o incluso Bob Dylan.

*

Si lo que están buscando es música nueva, sin duda el mejor programa de la televisión para encontrarla es Insecure. Dadas sus características, la selección musical está muy cargada hacia el R&B futurista y el hip hop. Los clásicos aparecen a cuentagotas. La mayoría de los artistas seleccionados son emergentes, aunque de repente suenan algunos más consagrados. En el primer capítulo de la tercera temporada, por ejemplo, ya sonaron Miguel y Cardi B.

*

El espacio de esta columna es breve. Después de esas dos series, les recomiendo mucho que escuchen Peaky Blinders (está en Netflix), que a pesar de estar ubicada en la Inglaterra de los años 30, utiliza mucho a Nick Cave, PJ Harvey, los White Stripes y hasta algunas de Radiohead, entre otros artistas chidos. Pero también tiene varios por descubrir.  Si les gusta el hip hop, su serie es Atlanta (FX), el proyecto del gran Donald Glover, a quien en su faceta musical conocemos como Childish Gambino. Los nostálgicos de los 80 tienen que escuchar Glow si les gusta el rock más decadente de esa década y Stranger Things si prefieren su lado más alternativo.  

*

Estas son las que en este momento me encantan. Pero a lo largo de la historia hay grandes soundtracks televisivos. Estoy seguro que ustedes tendrán los suyos. Pero, sin duda, es más rica la oferta que uno encuentra en las series que en la llamada televisión musical. No me queda duda.

Compartir
Artículo anteriorVecinos que preservan su historia
Rulo ha trabajado como locutor y programador en estaciones de radio como Radioactivo y Reactor. Ha sido director editorial del periódico Frente. Actualmente conduce el podcast llamado "La edad media" en la plataforma Convoy.