El camaleón que no muere

Edgar Corona.- La obra musical de David Bowie no sólo es un legado rico en lo referente al rock y la cultura pop. El trabajo del cantante y compositor inglés es un discurso que tiene vida propia, un lenguaje hecho de ideas y sonidos que se encuentra en constante movimiento y que produce una inevitable atracción para las generaciones más distintas entre sí, algo que le otorga un misterio y una fascinación que no se desvanece con el transcurso del tiempo.

Para muestra de lo dicho anteriormente, además de refrendar el culto por la figura del autor de “Ziggy Stardust”, inauguran este viernes la exposición Duffy/Bowie, una exhibición que tiene como figura central a “El Camaleón”, pero que significativamente nos ofrece la oportunidad de aproximarnos al universo creativo de Brian Duffy, fotógrafo y productor de cine, quien realizó la portada de uno de los álbumes decisivos en la trayectoria de Bowie: Aladdin Sane.

Duffy falleció en 2010. El artista encontró en los recursos visuales una manera ideal para plasmar el contexto de lo que ocurría en las décadas de los sesenta y setenta, una posibilidad de creación que documentó el desarrollo de la cultura pop, específicamente a través de la moda y la publicidad. A lo largo de su carrera, Brian Duffy elaboró un registro fotográfico de célebres personajes del cine, la música y la literatura, entre los que destacan John Lennon, Debbie Harry, Brigitte Bardot, Michael Caine, William Burroughs y, claro está, David Bowie.

Duffy/Bowie es una muestra más de cómo la figura de Bowie ha logrado impactar la cultura en sus más distintas expresiones. Desde el estilo glam hasta la provocación andrógina, la imagen del inglés nos recuerda siempre porqué es el gurú que ha logrado traspasar las fronteras del tiempo.

 

La cita

Duffy/Bowie se inaugura hoy a las 10:00 horas. La cita es en PALCCO, recinto ubicado en avenida Central Guillermo González Camarena 375. La entrada tiene un costo de 50 pesos.