Cambalache: una burger de señor

Debería de ser la norma: un buen steakhouse debería tener una hamburguesa espectacular. Me temo que esta máxima casi nunca se cumple porque, como me dijo alguna vez un chef, una hamburguesa siempre será vista como un platillo menor. La verdad es que hacer una buena burger requiere de una sensibilidad digna de un platillo superior y la realidad es que hay pocas buenas de nuestras delicias que provengan de steakhouses. Pero, cuando lo hacen como se debe y se le da el respeto que se merece, lo hacen de una manera sublime.

Me animé a comer una donde nunca me había percatado que tenían una: el restaurante Cambalache, en su unidad de Oasis Coyoacán.

Nunca había visto que ya tenían lo que podía ser una muy buena opción para los que disfrutamos este arte de la burger. En papel, la Hamburguesa Cambalache pintaba monumental: ¡10oz/300 grs! de una mezcla secreta de carne, pan, cebolla caramelizada, lechuga y jitomate. Una vez que llegó, me sorprendió que no fuera tan grandota. Me gustó que los complementos vinieran en el plato para que los melindrosos como yo, pudiéramos quitarle, por ejemplo, la cebolla. Me gustó lo simple que se apreciaba. Salivé. Ataqué sin miramientos. La carne, estupenda. Muy buena consistencia del pattie y mucho sabor. Un muy competente balance entre carne, sabor y grasa. Yo me la construí sencilla. Me gustó mucho. Lo único que medio quiebra es el pan, que tiende al lado seco. ¿La recomiendo? Sin duda. Me gusta tener una buena opción extra para aquellas veces que quiero comer como señor.

Puede ser que no esté de acuerdo conmigo. Para eso, sus comentarios siempre son bienvenidos en el blog y en el Facebook.

Compartir
Artículo anteriorUna novela con opciones múltiples
Artículo siguienteDos opciones por si se te esconden las llaves
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.