10 frases de Jorge Luis Borges a 30 años de su muerte

En el aniversario número 30 de su fallecimiento, recordamos a uno de los escritores más importantes del siglo XX con diez de sus mejores frases.

El escritor Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo nació el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, Argentina, y murió el 14 de junio de 1986. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas, que se han convertido en obras fundamentales de la literatura y el pensamiento universal.

La mayoría de sus historias abordan temas como la naturaleza del tiempo, el infinito, laberintos, la realidad y la identidad, así como narraciones fantasiosas y utópicas que lo hicieron ganador de múltiples premios, entre ellos el Miguel de Cervantes en 1980 y la candidatura por casi 30 años al Premio Nobel de Literatura, que nunca le fue entregado debido a su polémica postura política.

Borges fue traductor de obras de Edgar Allan Poe, Franz Kafka, Hermann Hesse, Rudyard Kipling, Herman Melville, William Faulkner, Virginia Woolf y H. G. Wells, entre otros. Entre sus obras más reconocidas se encuentran los cuentos El Aleph (1949), las poesías Elogio de la sombra (1969) y Los conjurados (1985), así como los ensayos El tamaño de mi esperanza (1926), Evaristo Carriego (1930) y Nueve ensayos dantescos (1982).

ESTO TE PUEDE INTERESAR: EL DÍA QUE LA IGNORANCIA RODEÓ A CARLOS FUENTES

Jorge Luis Borges fue miembro de la Academia Argentina de Letras, de la Academia de Artes y Ciencias de los Estados Unidos; recibió la Legión de Honor de Francia y la insignia de Caballero de la Orden del Imperio Británico, que le otorgó el título de Sir, además de ser nombrado doctor honoris causa en la Universidad de Buenos Aires, de los Andes (Colombia), de Columbia (Nueva York), de Michigan, de Chile, y la Universidad de La Sorbona.

A continuación te dejamos diez de las mejores frases del escritor argentino:

 

“La imaginación está hecha de convenciones de la memoria. Si yo no tuviera memoria no podría imaginar”.

 

“La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido”.

 

“El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo”.

 

“Quizá porque ya no veo la felicidad como algo inalcanzable, ahora sé que la felicidad puede ocurrir en cualquier momento y que no se debe perseguir”.

 

“Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca”.

“De todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones del brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y la imaginación”.

 

“Quizá, cuando un hombre está enamorado, no se equivoca. Quizá, los que no están enamorados, son los que se equivocan”.

 

“Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante”.

 

“Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros. Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua. En lo que a mí se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros”.

 

“Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”.

 

(Foto: Cuartoscuro/Archivo)