Almanaque Pictoline vale más que mil palabras

Quién no reconoce la silueta de un cerdo que sostiene una bandera en un fondo color verde. Sí, hablamos del singular logo de Pictoline, una empresa que mezcla al diseño con información y, a través de geniales e irreverentes ilustraciones, nos muestran hechos noticiosos del día a día, con sus bacons o tocinos y sus GIFs. La empresa mexicana cierra este año con broche de oro al lanzar a la venta su primer almanaque físico.

Los ilustradores Iván Mayorquín y Raúl Pardo forman parte de este proyecto. Si bien Pictoline está pensado para presentarse de manera digital por sus tipografías, los colores y en sí, todo el diseño que conforman a la página web, Iván confiesa que “le sienta muy bien en físico. Es muy interesante ver cómo el internet es un medio efímero y de mala memoria; con este libro nos permitimos encapsular todo lo que sucedió en 2016”. Por otra parte, Raúl nos dice lo que podemos encontrar en las páginas de este almanaque, ya que es la recopilación del trabajo en un solo objeto, e incluye temas del espectro informativo como eventos, hechos y noticias; es “una invitación a ser más curioso y preocuparte por temas que antes no te interesarían”, comenta.

almanaque-pictoline

 Además, cada integrante que participó en el almanaque le dio su propia personalidad y esencia, ya que participan ilustradores de talla internacional como el colombiano Jim Pluk y el irlandés Stephen Maurice.

Este libro muestra la evolución de Pictoline: “si comparas las primeras páginas con las últimas, podrás ver el crecimiento en información y contenido; en pocos meses nos dimos cuenta de la relevancia y la posibilidad que teníamos para informar a la sociedad”, concluye Raúl.

Almanaque Pictoline está editado por Sexto Piso y fue diseñado en el taller de Alejandro Magallanes, tiene un costo de $350, y lo puedes adquirir en librerías o en línea en almanaquepictoline.com.

Fotos: Cortesía

Compartir
Artículo anteriorDrones: monumento a los caídos
Artículo siguienteHurra: el luto de un millennial
Originaria de la Ciudad de México, mitad sinaloense y mitad defeña, estudió Comunicación en la UNAM, le encanta pasear por las calles de la ciudad en buscar de historias para contar.