En Churubusco, todo el año es Navidad

Desde niños aprendemos que parte del chiste y de la emoción de las fiestas decembrinas es que ocurren solamente una vez cada 12 meses. Pero de adultos hacemos trampa y nos brincamos las reglas que nos impusieron en la infancia. Ya no hay nadie que nos detenga de comer tres postres, de dormirnos después de la medianoche ni de ver caricaturas todo el día. Tampoco nadie nos detiene de permitirnos la indulgencia de microdosis navideñas en cualquier momento del calendario, sobre todo porque existen lugares como La Original Tienda de Navidad.

¿Quieres adornar tu sala con un pinito nevado artificial en mayo o agosto? Perfecto. ¿Necesitas conseguir una guirnalda con esferas de colores en pleno verano? Sin problemas. ¿Te dio la eriza y quieres poner el nacimiento en el mes patrio? Cámara. ¿Quieres festejar tu cumple con una fiesta temática de ángeles, estrellas, lucecitas y santocloses? Va. ¿Eres fanático de las miniaturas, cajitas musicales y objetos de cuerda? Ah, pues aquí los encuentras todo el año. Estos sueños se cumplen desde hace más de medio siglo en este negocio familiar del sur de la ciudad. Lo más chido es que es mercancía artesanal y de calidad, no los modelos chinos del supermercado que dan entre miedo y tristeza.

La otra gran especialidad de la tienda son las velas. No solo hay motivos navideños (desde renos y galletas de jengibre hasta un intrigante gatito con máscara de oso), sino de Halloween o San Valentín, además de figuritas de parafina en forma de animales, jugadores de futbol americano, flores o gnomos (como el “OBLÍGAME PRRO”). También las hay aromáticas y decorativas, de a montón y en variedad de modelos y colores.

La Original Tienda de Navidad está en Río Churubusco 310-A, entre Abasolo y Gómez Farías, en la colonia Del Carmen, Coyoacán. Abre de lunes a sábado de 9:00 a 19:00 y los domingos, de 10:00 a 16:00, aunque durante la temporada navideña extienden el horario. A lo largo del año hay varias promociones que podrías aprovechar antes de que te agarren las prisas decembrinas.

Compartir
Artículo anteriorOtra vez esa época del año
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.