Haz tú mismo los juguetes de tu gato

Elabora estos sencillos y divertidos juguetes para tu gato.

Olvídate de los arañazos en los sillones y en tu ropa favorita, tú puedes fabricar divertidos (y económicos) juguetes para tu gato.

No es secreto para nadie que los gatos tienen considerable (DEMASIADA) energía y que normalmente merodean por toda la casa en busca de algo con qué entretenerse, especialmente con tus cosas favoritas.

Por ello te traemos algunos juguetes que puedes fabricar desde la comodidad de tu casa y sin gastar exorbitantes cantidades de dinero. Pero lo más importante es que a tu minino le encantarán.

Comenzaremos con algo sencillo: un ratón de tela. Hacerlo es súper fácil y puede que hacerlo te salga gratis. Básicamente sólo necesitas tela (de preferencia fieltro), hilo, un trozo de cuerda y un par de botones. La ventaja de este juguete es que puedes hacerlo del tamaño y color que quieras.

Sólo tienes que cortar tres piezas de tela: dos de igual tamaño y un pequeño trozo ovalado para ponerlo en la base. Las tres debes coserlas con hilo y dejar un pequeño hueco para meter relleno o trocitos de tela.

De preferencia cose las orejas y los botones antes de rellenar al ratoncito. Estas piezas también puedes pegarlas con silicón caliente, pero puede que se desprendan fácilmente con el uso. Para hacerlo más llamativo puedes agregarle un cascabel cerca del inicio de la cola. Si no tienes alguno de los materiales, puedes conseguirlos en cualquier mercería o Modatelas y Parisina.

Plumero

Si lo que te gusta es pasar momentos divertidos con tu gato, te recomendamos este sencillo plumero. Sólo necesitas plumas, un trozo de estambre (o hilo resistente) y un palito de madera. Al igual que al ratón puedes agregarle un pequeño cascabel.

Elaborarlo es cuestión de minutos. Sólo debes atar las plumas a un extremo de la cuerda, mientras que el otro extremo deberá ir atado en el palo de madera. Si lo tuyo no son las plumas puedes colocarle tiras de tela, pequeñas pelotitas de estambre o el mismo ratón de tela.

Todos los materiales los encuentras a bajo costo en la papelería de la esquina de tu casa.

Rascador

Podría decirse que este es el más elaborado de todos, pero no por ello es difícil. Para hacerlo necesitarás un tubo de plástico o de cartón (como el de los rollos de servilletas de cocina), tablas de madera, muuucho mecate, escuadras de metal, tornillos y tela.

El procedimiento y tiempo que te lleve a hacerlo determinará del diseño que quieras hacer. Para empezar ten bien claro de cuántos tubos quieres el rascador para que tengas el material suficiente.

Lo primero será colocar las escuadras en los tubos, de preferencia pon dos o tres para fijarlo bien a la base de madera. Una vez que estén bien colocados y fijos sobre la tabla deberás cubrir los tubos con pegamento resistente y comenzar a enrollar el mecate. En este paso es sumamente importante que lo enrolles con mucha fuerza y precisión para que no se hagan divisiones con el uso.

Si tu diseño de rascador es de más de un piso, no olvides colocar las escuadras en ambos extremos el tubo para fijar la tabla superior. Una vez que queda lista la estructura es momento de personalizarlo a tu gusto (o al de tu gato). La tela que cubre la tabla es de suma importancia, así que deberás procurar que sea suave.

La tela, alfombra o lo con lo que quieras forrar tu rascador puede ir fijada con clavos pequeños o con engrapadora. Una vez que esté todo montado puedes divertirte decorándolo como gustes, incluso puedes anexarle los otros juguetes.

Los materiales los consigues en el Office Depot más cercano a tu casa. Si quieres lanzarte por más cosas puedes visitar la calle de las herramientas en el Centro Histórico.

(Fotos: Shutterstock, Pixabay y Pinterest)