Jorge Bolado: cine mexicano del bueno

Jorge Bolado habla sobre sus años de formación, el rodaje de su primera cinta, sus nuevos proyectos y el panorama del cine mexicano actual

El director veracruzano Jorge Bolado estrenó Segundo siglo, su  ópera prima, en un momento anterior a los albores de la llamada nueva época de oro de nuestro cine, cuando llevar a cabo cualquier proyecto era una especie de proeza.

Debido al estilo experimental de Segundo siglo —en la cual invirtió alrededor de cuatro años de trabajo, entre 1995 y 1999— y las más de dos décadas en las que ha sido maestro de nuevas generaciones de cineastas, la figura del también guionista y productor es una de las más relevantes del cine mexicano independiente en la actualidad. La cinta se exhibió en festivales en Edimburgo, La Habana y Los Ángeles, entre otras ciudades, y en ella, el actor Martin LaSalle —quien interpreta al personaje principal en Pickpocket, del director francés Robert Bresson— encarna las inquietudes estéticas y personales de Bolado.

EL INICIO

Al preguntarle sobre sus años de formación, el cineasta cuenta que tuvo la suerte de nunca haber visto películas que no le gustaran, ya que sus papás “eran muy selectos”.

“Recuerdo que cuando iba en la prepa, se abrieron concursos de cine y al participar descubrí que era lo mío. Al ver mi esfuerzo, algunos profesores me daban chance de presentar trabajos muy extraños. Por ejemplo, para la materia de Cálculo, hice un trabajo llamado La integral, era muy extraño. Digamos que ése fue el inicio y de ahí se derivó mi decisión de estudiar cine. Primero estudié Filosofía y luego Comunicación en la Ibero (tenían un subsistema de Cine y mi intención era entrar al CCC, pero había ciertos requisitos como un límite de edad y contar con una carrera; después fui admitido, debido a que quitaron estas condicionantes)”.

yo-39143_412302125894_1282566_n

EL DEBUT

Al pedirle que me hable sobre el rodaje de su debut cinematográfico, Jorge cuenta que “esencialmente fue una película que filmé en un momento muy difícil, en términos económicos, para México. Grabar una película en condiciones adversas era parte del logro. La hicimos caminando en Escocia, y la idea central fue la transición del primer siglo del cine al segundo (por eso se llama Segundo siglo). En la cinta reflexioné sobre el cine y la imagen en sí, y lo intercalé con mis inquietudes”.

Del trabajo con el actor protagonista, Martin LaSalle, dice que “en esencia era complicado. El personaje le quedaba bastante bien: yo necesitaba a un actor icónico (él había sido el pickpocket), pero un poco olvidado; un actor viejo, pero con buena condición física, y él tenía todas esas características. No me gustaría dar detalles de por qué fue complicado trabajar con él”.

“En su momento, decidí que no hubiera copias en video de Segundo siglo. Me reservé los derechos de las distribuciones que no fueran cinematográficas. Desde mi punto de vista, la película está diseñada para el cine, y en la pantalla chica pierde mucha fuerza. Ya pasaron varios años, quizá lance una edición en DVD”.

cataniayo

EL CINE MEXICANO ACTUAL

Para Bolado, la principal traba que enfrenta el cine mexicano en el presente es “la injusta y truculenta exhibición. Se rompieron acuerdos que en un momento fueron aceptados, como tener 50% de tiempo-pantalla. Esto se rompió a partir del Tratado de Libre Comercio. Para decirlo de una forma más clara, me refiero a la manera en que las distribuidoras trabajan con las exhibidoras para darnos horarios pésimos y quitarnos la pantalla. Les conviene más poner películas de Estados Unidos que de México”.

Respecto a los cineastas mexicanos que están vivos, dice que le interesan todos, aunque sus gustos particulares puedan estar relacionados con cuestiones afectivas. “El interés, a nivel local, puede estar muy influido por la gente que conoces o cuyo discurso te interesa. Me gusta lo que hace Marcelino Islas, quien fue alumno mío, mi hermano Carlos e Israel Cárdenas, director de Cochochi”.

CREDO

Al preguntarle qué busca transmitir en sus películas, contesta que “si tuviera que resumirlo, sería un gozo por la vida y el cine. Sin embargo, sé que mi búsqueda va cambiando conforme el momento que vivo”.  Entre sus influencias destaca a directores como Jean Vigo, Luis Buñuel, Rubén Gámez, Federico Fellini, Rainer Werner Fassbinder, Jean-Luc Godard, Agnès Varda, Carl Theodor Dreyer, Yasujirō Ozu, Kenji Mizoguchi, Werner Herzog y Charles Chaplin. “Todas las personas, y especialmente los cineastas y estudiantes, deberían tener acceso a las obras completas de Buñuel y Rubén Gámez”.

Sobre sus últimos proyectos, Bolado detalla que terminó en Dinamarca su cinta más reciente I am God dogma I.  “Sólo necesito trabajo de corrección de color y checar cuestiones de sonido. Aún no sé cuándo se podrá ver. También trabajé como productor y fotógrafo en el largo La caótica vida de Nada, de Marta Hernaiz”.

Compartir
Artículo anteriorCinco parques de la ciudad donde puedes andar en bici
Artículo siguientePaseos en bici para este fin de semana
(Ciudad de México, 1988) Escritor, editor de la revista Moria y coorganizador de Lateralia. Festival de edición independiente. Devoto de los gatos, Thomas Bernhard, Andréi Tarkovski, Ingmar Bergman, Bill Hicks y J.S. Bach.