Labor social que te deja buen sabor de boca

La cereza en el pastel de estas deliciosas crepas es que, parte de las ganancias generadas se destina a causas sociales y cuidado ambiental

Si hay un platillo que nunca dejará de alegrarnos el día, ése es una crepa, sin importar que sea dulce o salada o una combinación de ambas. Lo que representa, por sí solo, un mérito para probar los platillos que Bonkrep ofrece en diferentes puntos de la Ciudad de México. Si a eso le agregamos un toque especial, un ingrediente que haga de estas delicias un producto amigable con el medio ambiente, la cosa se pone más sabrosa y hasta sustentable.

Así es, los food trucks de Bonkrep no sólo representan un gran negocio sino que, además de preparar las tradicionales crepas con cajeta, Nutella o chocolate, se plantan en el mercado de la comida rodante como una empresa socialmente responsable. Todos sus productos están hechos con materiales reciclables, algunos de sus alimentos son orgánicos y de productores locales, el paquete completo que todo empresario envidiaría.

Bonkrep

Bonkrep fue creada en 2013 por tres jóvenes muy emprendedores. Originalmente, según cuentan, querían abrir una crepería social en un local bien establecido. El problema fue que no encontraron un lugar ideal y que requerían de una inversión fuerte para iniciar el negocio. Por esta razón, decidieron apostar por el concepto de los food trucks y abrir su camión. Y colorín colorado: ahora son muy felices haciendo crepas y llenando de buen sabor a sus consumidores.

Por si fuera poco, los clientes pueden elegir diferentes causas sociales a las que Bonkrep destina parte de sus ganancias: salud, medio ambiente, emprendimiento, vivienda, arte, cultura, educación.

En fin, ya cada quien sabrá a qué decide destinar el beneficio de su compra. Para pensarlo bien y detenidamente se puede disfrutar cualquiera de los seis tipos (tres saladas y tres dulces) de crepas que ofrece esta cadena de comida.

De las saladas se puede elegir la Chilanga, con pastor, cebolla, cilantro y salsa verde; la Texas, de pollo buffalo, aguacate, queso azul y ranch; o la New York, con jamón serrano, mozzarella y alcachofas.

En el menú de crepas dulces están la famosa Willy Wonka, preparada con Nutella, malvaviscos, galleta y Hershey’s; la Oreo Cheesecake, de masa de chocolate, queso crema y galletas oreo; o la Strawberry Fields, de fresas, lechera, galleta y mermelada de zarzamora.