Las ‘joyitas’ del Museo del Automóvil de la CDMX

Desde su origen hasta la fecha, los automóviles han sufrido grandes cambios desde su carrocería hasta la tecnología que emplean. En este museo podrás dar un recorrido en la historia automotriz, conocer anécdotas, aprender sobre cultura vial y hasta encontrarte cara a cara con automóviles únicos en su tipo.

El Museo del Automóvil México nació en 1991 y posee una colección de poco más de 120 autos de distintas épocas y marcas. El objetivo del recinto es sumergir a los asistentes en un viaje por los avances de la industria automotriz a través de los autos expuestos.

Auto-antiguo

En las paredes del recinto se puede leer el origen y evolución de las marcas automotrices, mientras que en el fondo de la sala está plasmado el mural “El hombre y su transportación”, creado por el artista plástico Francisco Messeguer.

Cada automóvil tiene una pequeña placa donde se explican sus características como tipo de motor y año de lanzamiento, así como un poco de historia. A los lados hay simpáticos carteles que invitan a los conductores a prestar más atención mientras van al volante: “Más vale perder un minuto de tu tiempo que perder la vida en un minuto”.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: AUTOS A ESCALA HARÁN PARADA EN EL FRANZ MAYER

Aunque cada pieza es una verdadera joya, hay autos que cargan en la carrocería una gran historia. Aquí te presentamos algunos:

Sin lugar a dudas el Vocho es uno de los automóviles más emblemáticos. Un Volkswagen de 1969 fue enviado a Europa como embajador de la Buena Voluntad, pocos meses antes de comenzar el mundial de fútbol México 1970. Fue elaborado por artesanos mexicanos y es considerado una obra de arte moderno. Actualmente quedan contados ejemplares de este auto.

Vocho

Entre el centenar de autos podremos encontrar un Marquette de 1930, el cual es único en su tipo pues sólo fue producido durante un año. Este ejemplar perteneció al cómico mexicano Mario Moreno Cantinflas.

Cantinflas

Al lado se encuentra un Olympia de 1939. Este auto nació en 1935, en honor a los juegos olímpicos de Berlín de 1936. Esta edición es el último modelo fabricado antes de que un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial destrozara la fábrica automotriz. Este es el único existente en México y probablemente en el mundo.

Olimpya

La estrella de Volver al Futuro también está en el museo. Un De Lorean de 1981 se exhibe en las instalaciones, convenientemente, frente al mural donde se expresa todos los cambios que ha sufrido el transporte humano a través de los años.

De-Lorean

Dónde: Avenida División del Norte #3572, colonia San Pablo Tepetlapa, delegación Coyoacán. A una cuadra de la estación de Tren Ligero Nezahualpilli.
Horario: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas
Costo: adultos $30 pesos, menores de 18 años, maestros, estudiantes y adultos mayores $15 pesos.