La Cebra: danza gay en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO, 12JUNIO2016.- Los integrantes de la Compañía La Cebra Danza Gay; Fernando Hurtado, Bryant Solís, José Rivera, y Frago Peña, ofrecieron una conferencia en el salón de los Espejos en el Palacio de Bellas Artes, ofrecieron detalles de su presentación en este recinto, la compañia condenó el asesinato en el bar gay en Orlando, Florida. FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

ESTE MARTES A LAS 20 H. EN LA SALA PRINCIPAL DEL PALACIO DE BELLAS ARTES, LA COMPAÑÍA CEBRA DANZA GAY PRESENTA UNA OBRA PARA CELEBRAR VEINTE AÑOS DE TRABAJO

José Rivera Moya inició su carrera en 1985 en el Instituto Potosino de Bellas Artes. “Ahí estuve con el Ballet Provincial de San Luis, que dirigía la maestra Lila López. En 1987 conocí a Raúl Flores Canelo, quien me invitó a formar parte del Ballet Independiente de México. Llegué a esta ciudad en el verano de 1987, donde me formé como bailarín, coreógrafo y maestro con Flores Canelo. Viví un año en Nueva York, donde pude estudiar en las escuelas más importantes de danza. En 2005 llegué a ser director del Ballet Independiente”.

“Yo fundé La Cebra Danza Gay, mi propia compañía en 1996, y este año está cumpliendo 20 largos años”, dice Rivera.

LA CEBRA

“La Cebra se fundó en 1996, y el propósito de la compañía era llevar a escena la vida, la cultura y las problemáticas de la comunidad LGBTTTI a través del arte de la danza. Uno de nuestros objetivos era ondear en cada uno de nuestros espectáculos la bandera del arcoíris. Y es que era 1996, cuando la comunidad LGBTTTI no contaba con los mismos derechos que tenemos ahora. Además, había mucho más homofobia y discriminación”, cuenta sobre sus inicios.

Convencido de aportar un granito desde su trinchera, José corrobora que el inicio no fue fácil: “como le puse La Cebra Danza Gay, mucha gente decía que la danza gay no existe. Sin embargo, es un título para definir el estilo y la propuesta de la compañía”.

“Uno de los retos de La Cebra, el más importante, fue enfrentar con mi discurso escénico a una sociedad cerrada, que discrimina y le teme a lo diferente. La única forma de llegarle fue estar muy convencido de lo que yo hacía. Ha sido importante concientizar a esa población, junto con otros activistas, de que no hay por qué sentir miedo a ser; la naturaleza es diversa, el mundo animal es diverso, entonces, ¿por qué los humanos tenemos que ser todos iguales? El principal reto fue enfrentarme a una sociedad tan moralista y prejuiciosa”.

Pero las cosas han cambiado, “la Ciudad de México ahora es muy diferente: la mentalidad ha cambiado un poco, la comunidad LGBTTTI tiene más derechos y más voz en la sociedad. El logro más importante para mí, con mi compañía, es que la comunidad viva en mejores condiciones. Ahora que sucedió la masacre en Orlando no podemos parar, tenemos que seguir trabajando, La Cebra tiene que seguir”, dice convencido.

XX ANIVERSARIO

“Para la celebración del XX aniversario, hice una nueva obra, se llama ‘XX veces +… regreso averno cabalgando cebra’, trata acerca de mi historia con los 120 bailarines que han transitado por la compañía durante 20 años; es una obra autobiográfica, cargada de muchas emociones, porque los artistas escéni- cos somos muy intensos y dramáticos. Hay mucho júbilo, risas, llanto, drama, odios y resentimientos, pero también hay muchos momentos gloriosos. Como la vida misma”, cuenta orgulloso de haber dado a México una de las compañías de baile más sólidas.