Libro: la desgracia es una trompeta que anuncia el caos

La violencia va arrastrando, como en un río invisible, al lector y los protagonistas de esta novela mientras Coetzee grita desde el fondo de los personajes dónde está la llaga de la realidad y de quién es el dedo que la aprieta

Desgracia, novela del Premio Nobel de Literatura J. M. Coetzee, no queda exenta de temas recurrentes utilizados por el escritor sudafricano en diferentes libros, varios de ellos reeditados por la editorial Debolsillo.

David Laurie tiene más de 50 años, dos divorcios y es el centro de atención en la universidad donde daba clases de poesía romántica gracias a su relación con una alumna, quien bien podría ser su nieta. Tras descubrirse esto, Laurie prefiere renunciar a su puesto antes que disculparse por su acto, y abandona la ciudad para refugiarse en la granja donde vive su hija.

Aquí —recordemos que la novela está ambientada en Sudáfrica— los códigos de comportamiento se han ido mezclando hasta llegar a una amalgama donde negros y blancos se pierden como en un partitura sin sentido y violentísima.

El exmaestro de poesía, busca escribir una ópera mientras se sumerge en la vida rural que ha llevado su hija y la ayuda en lo que puede en la granja —trabajando incluso en un lugar donde sacrifican animales, lo que cambia su paradigma sobre los derechos caninos—, a la vez, sus creencias son trastocadas de manera drástica mientras el lector sufre gracias al contraste de colores de piel que va marcando terrenos físicos e imaginarios.

Esta novela podría no ser apta para cualquier lector, gracias a la violencia física y psicológica a la que se ven obligados lector, protagonista y quien se deje, así que ya estás advertido.

 

j-m-coetzee-desgracia-debolsillo-portada-contemporaneaDesgracia
J. M. Coetzee, (reedición de 2016)
Debolsillo
$179.

Compartir
Artículo anteriorDos opciones para irte de fiesta de graduación
Artículo siguienteCrucigrama 13 de Julio 2016
Sinaloense radicado en el DF. Escritor de clóset y periodista destapado. Una vez le dio la mano a Fernando del Paso y se considera amante de los tacos de canasta y la cerveza.