Los lugares chilangos más bizarros que debes visitar

La Ciudad de México nunca deja de sorprendernos ya que tiene lugares poco convencionales que bien valdría la pena visitar.

Cada día nos resulta más difícil pensar en un lugar único para pasar el tiempo, sin embargo en la Ciudad de México existen muchos que quizás por no ser tan populares no sabías de su existencia o tal vez has estado cerca de alguno de ellos y ni cuenta te diste.

Entonces si andas en busca de algo poco común o raro te recomendamos que visites los siguientes sitios.

1. La isla de las muñecas en Xochimilco

Isla

Razones para visitar Xochimilco sobran, y una de ellas es conocer su tierra chinampera producto de una antigua técnica agrícola de tiempos precoloniales. Ahora, las leyendas urbanas se han encargado de difundir terror sobre uno de los lugares más visitados de ahí, nos referimos a La Isla de Las Muñecas.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: TEATRO DONDE TÚ LE PONES EL PRECIO A LA OBRA

Fue en la década de los 70 cuando Julián Santana, un campesino de la zona, empezó a escuchar ruidos extraños que achacó a la muerte de tres niñas ahogadas en un accidente, y para ponerle remedio a esa situación comenzó a colgar muñecas viejas en los arboles de su chinampa. Esa leyenda se popularizó trayendo consigo turistas, pero lo que incrementó aún más la leyenda fue la muerte de Santana, justo en el  mismo lugar donde fallecieron las jovencitas.

2. El Minichelista café 

El minichelista

Visitar esta cafetería es como si entrarás a un museo poco convencional, la bienvenida te la da un robot gigante en su fachada y al interior te recibe con mesas, sillas y efigies que simulan obras de Duchamp.

Todo el mobiliario es reciclado, aquí puedes encontrar esculturas hechas con chatarra, un ciento de cámaras vintage, murales con realismo mágico y un loro parlante en la recepción del lugar. Aquí la gente viene por el té, aunque también venden tisanas y hookah.

3. La casa chueca 

casa Chueca

Si andas por Coapa, lánzate a conocer esta casa, la cual da la impresión de estar inclinada 45 grados, como si alguien la hubiera girado y clavado de forma diagonal en la tierra. La vivienda fue construida por Humberto Aguilar, egresado de la UNAM .

La casa se construyó por indicaciones del dueño, el cual buscaba algo diferente a lo tradicional, romper las reglas y los estándares. El autor se inspiró en la irregularidad natural del terreno y construyó la casa a base de medios niveles. En el exterior puso esas piezas inclinadas de concreto de 5×5 metros, que a la vista provocan una sensación vertiginosa.

4. Tepitour 

barrio_tepito-10

Mediante un tour en tranvía realizado por la delegación Cuauhtémoc podrás conocer las avenidas, calles, callejones y vecindades de uno los barrios más antiguos y míticos de la capital. La zona es tan popular que hasta en Lyon, Francia, hay una placa que lleva su identidad, la Rue Tepito. Pero si aún no lo conoces te presentamos una opción segura para adentrarte a las venas de este barrio bravo.

Durante el recorrido podrás visitar la casa de Jaime Nunó, la primer tienda de raya del país, la casa del actor Adalberto Martínez Resortes, la Galería José María Velasco, el Templo de la Conchita, la estatua del Santo el Enmascarado de Plata, la Estela de Raúl, el Ratón, Macías, y el Deportivo Morelos, entre otros.

5. Museo del Tatuaje 

Museo del tatuaje 2

Desde hace dos años, en la Ciudad de México hay un museo único en su especie, nos referimos al Museo del Tatuaje, lugar que ha recibido a alrededor de 30 mil personas, las cuales han podido recorrer diferentes áreas como la  dedicada a los flyers o volantes que se usaron para promocionar las primeras Expo Tatuajes, así como fotografías de los personajes más influyentes dentro de la cultura del tatuaje y tarjetas de presentación de tatuadores, hechas a mano o con diferentes técnicas.

La idea de abrir un museo así es para expandir nuestro criterio y entender que más allá de una moda los tatuajes siempre han formado parte de la historia. Un ejemplo de ello fue la momia encontrada en 1991 dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos, que tenía 57 tatuajes en la espalda y que se estima vivió en el siglo II d.C.

6. Museo de Figuras de Cera de la Villa

Museo de Cera la Villa portada

Ubicado justo a un costado de la Basílica de Guadalupe este museo llama la atención porque en la entrada de este lugar te da la bienvenida una mujer que al calor de las copas y con música para cortarse las venas, ahoga sus penas en una cantina.

Al entrar te puedes percatar que éste no es un museo de cera tradicional, ya que en él no se encuentran las reproducciones de los artistas del momento, ni siquiera de hace 10 años.

(Fotos: Cuartoscuro/Archivo/Dulce Ahumada y Tamara de Anda/MXM/El Minichelista)