Conviértete en Mirrey por un día en la CDMX

Si eres de los que envidia la vida del Mirrey, estar rodeado de lobukis, botellas de champange, autos de lujo y jets privados, pues ve sacando tus ahorros de toda la vida y conviértete en uno de su clan aunque sea por unas horas.

PERSONAL SHOPPER

No se puede ser mirrey si no sabes cómo llevar la camisa desabotonada y el mocasin correctos. Por eso, primero contrata a un asesor de moda que te ayudará a elegir y comprar las prendas necesarias para parecerte al Diamante Negro.
Costo: $2,900
Cómpralo AQUÍ

personal_shopper_1

TOUR EN AVIONETA

Tal vez no tengas tu jet privado, pero sí puedes rentar una avioneta por lo menos para farolear con la lobuki, sólo asegúrate de llevar suficiente chanpange y dramamine por aquello del mareo.
Costo: $5,800
Cómpralo AQUÍ

6_20150619OwIRho

TOUR EN HELICÓPTERO PRIVADO

Si piensas que la avioneta es algo anticuado, entonces opta por un recorrido en helicóptero. No te aseguramos que te deje en pleno Centro Histórico, pero sí te llevará a conocer sitios como el Paseo de la Reforma, El Palacio de Bellas Artes, la Torre Latinoamericana, incluso aquellos que en tu vida has pisado, como el Cerro de la Estrella y la Central de Abastos.
Costo: $21,900
Cómpralo AQUÍ

jaimiqui

MANEJA UN LAMBORGHINI

Ya sabemos que no te alcanza ni para comprarte un ‘vochito’ y que a duras penas te subes a un Uber una vez por quincena, pero tu sueño mirrey podría cumplirse (eso si juntas los ahorros de tu vida). Conduce este auto de lujo en un recorrido de 20 kilómetros, te advertimos, las lobukis no están incluidas.
Costo: $15,600
Cómpralo AQUÍ

coches-mirreyes-en-mexico-2_0

ENTREGA DE ANILLO EN ACUARIO PRIVADO

Ya chole con dar el anillo a bordo de un globo aerostático, un verdadero mirrey no se anda con esas pequeñeces. Lleva tu amor hasta el océano y pídele matrimonio en un acuario privado que te incluye hasta un buzo con un letrerito para que no tengas que hacer ni el esfuerzo de arrodillarte.
Costo: $17,000
Cómpralo AQUÍ

dsc_0097_1__1

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 18 de Julio 2016
Artículo siguienteEl lado que pocos ven de la Roma-Condesa
Periodista egresada de la UNAM. Edito, escribo y cuento historias de la Ciudad de México. En mi tiempo libre me convierto en ciclista y fotógrafa de ocasión.