No lo digo yo, lo dice Plastimarx

Hubo una época de oro de la industria nacional y la cultura pop local en la que dos marcas mexicanas dominaron el mercado de juguetes: Lili Ledy y Plastimarx.

Aunque este último suena como un bello homenaje al autor de El capital, en realidad se debe a una marca gringa llamada Louis Marx & Co., que produjo juguetes entre 1919 y 1980. En los 50 se hicieron tan populares que las tres plantas que tenían en Estados Unidos no fueron suficientes, así que empezaron a abrir filiales en otros países. México fue uno de ellos. En alianza con el empresario Manuel Díaz Barreiro se creó Plastimarx, un nombre que aún resuena en la nostalgia de quienes crecieron por aquellas décadas. Su eslogan era “Son bonitos, son durables, son Juguetes Plastimarx”.

La marca dejó de existir en los años 60. Sin embargo, Juguetes Lori, una empresa mexicana que existe desde hace 50 años, ante el cierre de Plastimarx, adquirió la fábrica en el Estado de México. Desde entonces no han dejado de producir los legendarios juguetes. Guillermo López, gerente de la sucursal Narvarte de la tienda, asegura que la calidad y los diseños se mantienen intactos, con todo y los empaques, que son idénticos a los del pasado. Hoy la fábrica se llama “Juguetes Dinámicos” y también produce una línea llamada Playbig Lori, con muñequitos que recuerdan a los famosos Playmobil, pero nacionales y asequibles.

Y así, como si fuera una cápsula del tiempo, en este local se consiguen juguetitos hechos en México con un nivel de detalle excepcional. Figuras de astronautas, caballeros medievales, detectives, deportistas, indios (#Conapreeeeed) y vaqueros, monstruos, soldados y hasta pin ups en miniatura. También hay cochecitos, muebles para casa de muñecos y accesorios para armar un mundo de juguete a tu gusto.

Juguetes Lori tiene varias sucursales, pero los modelos que alguna vez fueron de Plastimarx los encuentras en Av. Cuauhtémoc 643, en la Narvarte (saliendo de Metro Etiopía) y en Fray Servando Teresa de Mier 420, en la Merced Balbuena. De paso, también puedes comprar todo para tu fiesta: desde globos, sombreros, guirnaldas y hasta réplicas de plástico de los premios Óscar.

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 20 de Agosto 2018
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.