¡Qué nos lleve el tren!

Quizá te haya tocado asistir a un concierto en el Teatro Ferrocarrilero. Si es el caso, sabes que está en una locación inesperada, en un conjunto de edificios que pertenecen al Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM), muy cerquita de Tlatelolco. Te recibe una espectacular locomotora, “La Mochita”. A veces los eventos de salsa, metal, electrónica o folk se empalman con fiestas de 15 años en los salones contiguos, y entonces ocurre una bonita mezcla de tribus urbanas.

Ahí mismo hay un museo dedicado a la memoria ferrocarrilera de México, al presente del sindicato y a la gloria de su actual líder, Víctor Flores. Es más, ¡el recinto lleva su nombre! Medios como La Jornada y Sin Embargo han reportado que este hombre está metido en escándalos de corrupción y que tiene, literalmente, miles de demandas en su contra. Sin embargo, acaba de ser reelegido en su puesto.

Escándalos aparte, el lugar merece ser visitado por cualquier fanático de la historia de México, de los medios de transporte, de las chácharas o todas las anteriores. Hasta el último rincón está retacado de fotografías antiguas, información impresa en lonas, documentos, estampillas, pinturas (originales y reproducciones), carteles, pins, notas de periódico, trenes de todos los tamaños y cuanta cosa se le pueda a uno ocurrir.

Varias veces aparece el escudo del sindicato; destaca uno elaborado de forma artesanal, con cartón, unicel, papel metálico y plumas de ave. También son adorables las maquetas donde los trenes, las casas, las plantas y los animales no corresponden a la misma escala, por lo que recuerdan a los nacimientos navideños en los que los patos son más grandes que la Virgen. Otro motivo recurrente es el Héroe de Nacozari.

A lo largo del recorrido hay maniquíes vestidos según los diferentes oficios del mundo ferrocarrilero. Nuestro favorito es el trabajador de las vías, porque es… ¡Bruce Lee! Tal cual agarraron un mono del famoso actor, con todo y pose de soltar un trancazo, y le pusieron su uniforme de Ferrocarriles Nacionales de México. En vez de unos chacos, trae un martillo.

Al final hay una colección de muñequitos de los presidentes que han gobernado México entre 1858 y la actualidad. Sí, ya está Peña Nieto, aunque no sabemos qué vayan a hacer con AMLO, porque al parecer no es el favorito del sindicato, históricamente ligado con el PRI.

El Museo Ferrocarrilero Víctor Flores está en Ricardo Flores Magón 206, en la colonia Guerrero, y abre de lunes a viernes entre 10:00 y 15:00. No dejes de visitar la tiendita, donde te puedes echar un tentempié y comprar memorabilia ferrocarrilera y/o sindicalista.

Compartir
Artículo anteriorCómo despedir a tu mejor amigo
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.