Un concierto… ¿a oscuras? Música para crear conciencia

El concierto es organizado por Ojos que Sienten

Foto: Daniela Barranco

Generalmente, la experiencia de ir a un concierto incluye los visuales que tu cantante o banda favorita trae, los equipos de bailarines que los acompañan en el escenario y varios juegos de luces. Pero ¿te has imaginado cómo es no poder ver todo esto? Por ello, el 17 de enero se realiza, en el Lunario del Auditorio Nacional, el primer concierto sensorial de Ojos que Sienten, una asociación enfocada en crear espacios para personas con discapacidad visual y que este año cumple una década trabajando. Si quieres ir a Ojos que Sienten y su concierto sensorial, aquí puedes comprar tu boleto.

La banda sonora está a cargo del compositor Fausto Palma y el grupo Petra, y habrá invitados como la chelista Maricarmen Graue y la cantante María del Carmen Camarena. Tanto en la organización como en la banda participan personas con discapacidad visual. “La idea es llevar a la gente en un viaje sensorial —cuenta Jorge Costa—. Queremos que la imaginación de la gente despierte al tener un estímulo auditivo y no uno visual, la música se percibe de otra forma”, dice. Se trata de abrir tus sentidos, además de que la experiencia te ayuda a empatizar y entender otras situaciones.

La asociación comenzó con talleres de fotografía para personas con discapacidad visual. Desde ahí todo creció. Otro de sus eventos son las cenas en la oscuridad que, como su nombre lo dice, consisten en cenar a ciegas: no sabes el menú, quién te atiende ni quién está sentado a tu lado. Al final, poco a poco descubres con quién compartiste un momento íntimo como la cena y que las personas que te atendieron tienen discapacidad visual.

Ojos que Sienten y su concierto sensorial
Foto: Daniela Barranco
Ojos que Sienten y su concierto sensorial
Foto: Ojos que Sienten

Además del concierto sensorial y las cenas en la oscuridad, la asociación da talleres para personas con discapacidad visual y, a su vez, ellas ofrecen cursos a empresas. Se trata de “crear eventos temporales”, explica Claudia Arce, quien también es parte de la fundación. “Con los talleres, se busca capacitarlos y que descubran sus habilidades, aunque no hay muchas oportunidades porque dependemos mucho de las empresas”, dice. Otro de sus talleres es el de fotografía sensorial, incluso los alumnos han hecho exposiciones en el Museo Franz Mayer. Puedes adquirir alguna de las fotografías y, además, apoyar a la fundación. Si quieres asistir a alguna de las cenas, checa el calendario en su página web.

 

Compartir
Artículo anteriorFotogalería | Aprendiendo a leer con John Baldessari
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.