¿Qué hace tan difíciles los cumpleaños?

Pareciera que esta fecha es algo que todo el mundo espera con ansias, pero la realidad es que resulta tan emotivo y complicado festejarlo, que los cumpleaños tienen un factor aterrador.

Hay 10 cosas que nos ponen en jaque ese día y son éstas:

1- Envejecer

Nadie quiere crecer, saber que cumplimos cada vez más años es horrible. Cada día más viejos, más traqueteados por la fiesta y con más responsabilidades.
Podrán decir que madurar es maravilloso y sí que lo es. Pero verse en el espejo cada día menos guapo es algo que nadie desea. Nada como la juventud.

2- Esperar cosas de los demás

Este es el punto más aterrador del listado: querer que sucedan cosas que no llegan es el peor terror de un cumpleañero. Siempre esperamos que el novio, la novia, la familia y los amigos hagan cosas por nosotros: regalos, sorpresas o magia. Pero la realidad es que a nadie le importa tanto ese día como a ti. Aunque suene muy duro así es.

3- Pensar en los issues de tu vida

Es inevitable hacer un recuento de los daños ese día. Saber que iniciamos un nuevo ciclo nos pone sentimentales, melancólicos y temerosos. Nos gusta pensar en lo que nos ha dolido, somos sadomasoquistas, le echamos limón a la herida el día que menos deberíamos hacerlo.

4- No tener pareja

A muchísimos les pega horrible no tener pareja el día de su cumpleaños. Les gustaría sentirse apapachados y consentidos por alguien especial.

Es más lo único que desean es festejar su cumpleaños en Garibaldi ahogando las penas.

Lo peor es cuando acaban de cortar y ese día se aproxima: amargura total, todo el día viendo el teléfono a ver si llama…

5- Trabajar ese día

Despertarte temprano, ir a la oficina y llevar un día rutinario es el suicidio cumpleañero. Todo el día esperando a que alguien se digne a felicitarte o ver si te organizan aunque sea un pastel. Por eso mejor guardar vacaciones y pedir ese día. Ser un Godínez con responsabilidades es lo que menos deseas en tu cumpleaños.

6- Estresarte por la organización

Tener la responsabilidad de organizar una fiesta, que todos estén contentos y que nadie se vaya enojado, es un problemón. Además implica gasto, tiempo y esfuerzo. Lo que un cumpleañero es precisamente lo contrario: que le organicen, que lo sorprendan y que no gaste.

7- Pensar que estarás solo

Uno de los miedos más frecuentes es pensar que nadie estará para ti ese día. Puede resultar muy triste estar solo o no recibir ninguna felicitación. El pánico comienza cuando invitas a todo el mundo a tu fiesta y todos dicen que no pueden. El ánimo decae y el cumpleaños se vuelve una pesadilla llena de miedo.

8- No querer adquirir más responsabilidades

Crecer implica responsabilidades y nadie las quiere. Más gastos, más pagos, más trabajo, más preocupaciones. Tener más edad no es felicidad pura, conlleva sus consecuencias.

9- Que la suerte cambie

Las personas supersticiosas saben de qué hablamos. El cumpleaños puede resultar riesgoso por ser un nuevo ciclo. La buena fortuna puede irse y las cosas negativas pueden empezar a rondar. Cuando un cumpleaños no sale bien puede parecer un presagio del inicio de un mal ciclo. ¡Aterrador! ¿no?

10- Que te canten las mañanitas

Los papás piensan que ese momento en medio del restaurante, cuando los meseros salen con cazuelas y gritando con pastel en mano es fascinante. Pero para el del cumpleaños es horrible y vergonzoso. No lo hagan, es uno de nuestros peores miedos.

(YANNINA THOMASSINY | MÁS POR MÁS)