Tianguis de El Salado: un paraíso para chacharear

En los límites de Iztapalapa y el Estado de México se instala el tianguis de El Salado, que más allá de su mala fama, es un referente para todos los chilangos, ya que fácilmente pueden encontrar todo lo que necesitan y a muy bajo costo 

Si hablamos sobre tianguis de chácharas, el mandamás es el de El Salado. Sin exagerar, recorrer este tianguis es toda una aventura, la cual comienza una vez que sales del metro Acatitla de la línea A, pues a escasos pasos, y como todos los miércoles, desde las primeras horas del día (literalmente en la madrugada) se instalan miles de puestos donde se oferta un sinfín de artículos. Para que te des un quemón te contamos lo que vimos.

Siempre a la moda

Además de ser uno de los más grandes de la Ciudad de México, este tianguis es famoso por su gran variedad de productos, entre los cuales sobresale la ropa de paca. Al salir del metro es lo primerito que vez: decenas de puestos con ropa revuelta que es minuciosamente examinada por varias personas que no deciden cuál comprar, algo que es bastante lógico, ya que los precios son muy accesibles y la variedad es enorme.

 

La prenda más barata cuesta sólo 5 pesos mientras que otras llegan a costar hasta 200, pero claro, la calidad también varía mucho y se ve directamente reflejada en el precio. Así como encuentras ropa sencilla y usada también puedes adquirir prendas nuevas, ya sea de marca o no, pero igual difícilmente podrías adquirir en otros lados. Para complementar el outfit, muy cerca de la ropa también ofertan zapatos y tenis de todo tipo y para todas las edades desde 150 pesos.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: TIANGUIS DE LA SAN FELIPE : NO PODRÁS RECORRERLO EN UN DÍA

Le damos precio

Mientras te internas por la calle Octavio Paz  la oferta se hace cada vez más grande y comienzas a ver de todo, desde cartuchos para consolas de videojuegos antiguas, que van desde los 10 pesos, muebles nuevos para decorar tu casa, ropa nueva, aretes, perfumes, piezas viejas, pero con gran valor, tanques de gas y hasta tinacos… ¡sí tinacos!

Puestos de lona sobre el piso se extienden por toda la calle con artículos tanto nuevos como usados, como herramientas y toda clase de cosas para plomería, carpintería y mecánica. Y hablando de mecánica, la herramienta automotriz merece una mención especial, pues abunda en este tianguis. Encuentras todo tipo de llaves, sets completos y hasta pistolas neumáticas.

Por supuesto las piezas automotrices no podían faltar… de hecho sobran. Conforme caminas, poco a poco, van apareciendo artículos como rines, defensas, espejos y una cantidad increíble de llantas y refacciones. ¡Hay para escogerle!

¿Para comer aquí o para llevar?

Obviamente la comida no podía faltar en este amplio y pintoresco lugar. ¿Qué puedes encontrar? ¡De todo para matar el antojo! Mientras que en una esquina están las papas fritas, más adelante encuentras barbacoa, tacos de tripa, mariscos y por supuesto rebanadas de pizza.

Desde hace décadas este tianguis se ha convertido en el lugar ideal para encontrar cosas antiguas a muy bajo costo y que ni de chiste podrías ver en otro sitio. Los discos de acetato abundan, así como los muebles viejos, los juguetes que eran famosos hace años y los aparatos que hace varios años eran considerados de “alta tecnología” como los celulares “indestructibles”.

Si quieres visitarlo, la estación de Metro más cercana es Acatitla, de la línea A. Se pone todos los miércoles; sólo recuerda llevar ropa cómoda e ir sin llevar tu teléfono (por aquello de las moscas).

(Fotos: Karla Almaraz y cortesía)