Una lección extraterrestre

La invasión de las bolas peludas
Foto: Cortesía

Tras la buena recepción que tuvo la traducción de El hombre de los dados, el sello Malpaso continúa publicando en nuestro idioma la obra del norteamericano Luke Rhinehart. Desde hace unos meses, circula en las librerías de nuestro país La invasión de las bolas peludas, publicada en su idioma original en 2016.

La historia arranca cuando, durante un viaje de pesca, el viejo Billy Morton se encuentra con una extraña pelota peluda que, en un inicio, su tripulación confunde con una inusual variedad de pez globo. De vuelta en casa, descubre que el ser es capaz de cambiar de forma y que puede entender lo que él, sus hijos y su esposa dicen.

Louie o PE, nombres con los que la familia decide nombrarlo, parece adaptarse fácil a su nuevo hogar. Pasa el día leyendo revistas o sentado a la computadora, máquina que, extrañamente, sabe utilizar muy bien. Pero los problemas inician cuando, durante la visita de algunos compañeros de los hijos de Billy, el extraterrestre lastima sin querer a uno, provocando la furia de sus padres y llamando la atención de las autoridades.

La familia Morton no lo sabe, pero, repartidos en otras partes del mundo, otros seres como Louie están en la mira del gobierno y las agencias de inteligencia. El problema es que ellos no están dispuestos a que su nuevo integrante sea capturado y torturado por ser considerado una amenaza (como sucede con todo aquello que somos incapaces de comprender).

Lejos de la ciencia ficción tradicional, la historia está narrada a través de diferentes voces y distintos medios: el diario de Morton, notas de prensa, informes gubernamentales y hasta un diccionario extraterrestre. Y, aunque el sentido del humor impera durante todo el libro, los temas que toca no son menos serios: se trata de una invitación a fomentar la tolerancia y la empatía, y una dura crítica a la desigualdad.

 

Foto: Cortesía

La invasión de las bolas peludas

Luke Rhinehart

Malpaso, Barcelona, 2017

432 páginas

$428

 

 

También te puede interesar: Adiós, Dexter