Síguenos:
11/10/2021
HomeEspecialesHábitos que combaten el cáncer de mama

Hábitos que combaten el cáncer de mama

Realizar una autoexploración en tus senos de forma regular puede salvar tu vida, pero adoptar hábitos saludables es otra manera de conservar tu salud integral y cuidarte de desarrollar células cancerígenas. En este Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama te damos consejos a tomar en cuenta

El cáncer de mama es una de las principales enfermedades sobre las que ha habido mayor difusión de información para combatirla. Esto no es para menos, ya que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, fue el tipo de cáncer más común a nivel mundial al detectarse más de 2.2 millones de casos en 2020. A su vez, cerca de 685 mil mujeres fallecieron por esta causa ese mismo año y se prevé que una de cada 12 lo padecerá en algún momento de su vida.

Hoy vale la pena recordar que una detección y tratamiento temprano son clave para vencerlo, pero también hay medidas saludables que se pueden adoptar con el propósito de disminuir el riesgo hasta en un 30%.

Alimentación

Una alimentación balanceada, con bajo consumo de grasas y azúcares, es el consejo nutricional básico para evitar cualquier problema de salud. Pero en el caso del cáncer de mama, los alimentos altos en fibra se consideran importantes. Legumbres como los frijoles y lentejas; granos enteros como el trigo, avena y amaranto; frutas como las ciruelas y peras; y verduras como la zanahoria y espinacas aportan este componente.

Los antioxidantes también son mencionados: algunos ejemplos son el betacaroteno, el licopeno y el resveratrol. No obstante, la American Cancer Society apunta que preferentemente deben obtenerse directamente del consumo de alimentos en vez de a través de suplementos. 

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el brócoli, las acelgas, espinacas, setas, así como la uva y papaya deben estar incluidas en la dieta.

Ejercicio

Mantenerse en el peso ideal es una de las principales recomendaciones que se dan, pues la obesidad y el sedentarismo, en especial en mujeres que han pasado la etapa de la menopausia, se mencionan como factores principales. 

La sugerencia más común es practicar alguna actividad física durante mínimo 30 minutos cada día. Ejercicios desde moderados (caminar o paseo en bicicleta) hasta vigorosos (correr, jugar futbol o saltar la cuerda) pueden realizarse dependiendo del estado de salud y lo que disfruta más cada persona. También se aconseja establecer una rutina semanal y romperla lo menos posible.

Vicios

El cigarro es conectado con otros tipos de cáncer; sin embargo, algunas de las sustancias que contiene pueden almacenarse en los tejidos grasos de los senos. La Comisión Nacional contra las Adicciones explica que se ha establecido una relación de mayor tasa de mortalidad de esta enfermedad en mujeres fumadoras que en aquellas que nunca han tocado el tabaco. Además, señalan que está vinculado a un mayor riesgo de padecimiento en mujeres premenopáusicas y el humo, inhalado de forma pasiva, afecta más a quienes son posmenopáusicas.

Por su parte, el consumo moderado de alcohol durante la adolescencia y de una cantidad mayor en la adultez ocasionan el doble de riesgo de desarrollar cáncer en las glándulas mamarias, indica un subanálisis realizado por la asociación española GEICAM. 

En síntesis, la advertencia es no consumir ninguno de los dos productos anteriores, pero si se bebe el último, el límite es de no más de un trago al día.

Lactancia

Así como la leche materna beneficia a los bebés al brindarles anticuerpos, dar pecho también ayuda a que no se generen células cancerígenas en los senos. De acuerdo con Manuel Antonio Cisneros Salazar, coordinador de Programas Médicos en Atención Integral a la Salud en el Primer Nivel del IMSS, hay evidencia de que la mujer que amamanta disminuye, por cada 12 meses de lactancia, un 4.3% la posibilidad de tener la enfermedad, mientras que la incidencia cae de 6.3% al 2.7% si es por más de seis meses. Lo anterior se debe a que reduce la exposición prolongada a estrógenos y progesterona, las cuales favorecen el crecimiento de algunos tumores.

Por cierto…

Existen creencias de que los antitranspirantes, la cafeína, los sostenes y el calentar comida en el microondas pueden provocar este problema de salud, pero no hay pruebas contundentes, hasta la actualidad, de que haya una correlación.