Cómo matar moscas con este periódico

Rosario Robles, secretaria de Estado, titular de la Sedatu, ha declarado, como parte de una acalorada defensa al indefendible gobernador César Duarte, que los periódicos sólo sirven “para matar moscas y limpiar vidrios”.

Luego se disculpó por lo dicho, conforme al protocolo peñanietista de pedir perdón después de cajetearla, como requisito para seguirla cajeteando. Lo que no quiere decir que piense diferente, sino que se arrepiente de haber expresado públicamente su opinión sobre los periódicos.

Esto nos explica perfectamente por qué esta señora no entiende cómo es que hay gente que acusa a gobernadores como los Duarte o que critica a su guapo presidente Peña Nieto y a su administración, o a ella misma por ser —parafraseando a Pacheco— todo aquello contra lo que luchaba a los 20 años, entre otras cosas. Es obvio que si uno utiliza los periódicos para envolver aguacates nunca se va a enterar por qué salen tan caros.

Sinceramente no me imagino cuántas moscas habrá matado Chayito Robles en su vida, pero es probable que, por su actual situación política, las moscas se le acerquen de manera natural. Supongo que igual le debe pasar a su jefe Peña Nieto y al secretario de Educación, Aurelio Nuño (que corre maestros porque no se sujetan a los estándares de calidad, pero le perdona a su jefe el hecho de que haya plagiado su tesis de licenciatura). Los dirigentes políticos de este país se están mosqueando y no les queda más que matar moscas a periodicazos. Las moscas los persiguen, los huelen, a ellas les encanta posarse sobre gente así.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE FERNANDO RIVERA CALDERÓN: LISTA DE INÚTILES PARA EL REGRESO A CLASES

Cuando Vicente Fox era presidente se le tachaba de pedestre e ignorante, pero hasta él entendía que los periódicos eran para leer, por eso dejó de leerlos. Los miembros al aire del gobierno de Peña Nieto los usan para matar moscas y limpiar vidrios, como usan los libros para equilibrar las mesas, los “favores” como elementos de negociación política, la presidencia como agencia inmobiliaria y la Constitución como papel higiénico.

Lo único que no cuadra en la visión gubernamental sobre los medios impresos es cómo teniendo la prensa nacional funciones tan domésticas e inofensivas, agredan y maten a tantos periodistas en México. ¿Será acaso una conspiración de las moscas?

Si usted, siguiendo el ideario de Rosario Robles, piensa utilizar estas páginas para matar moscas, limpiar vidrios, envolver jitomates o forjarse un churro, le voy a pedir respetuosamente que mejor se consiga otro periódico (hay algunos que sí sirven para eso) o, si ya de plano la cosa es impostergable, por lo menos que se consiga otra página. Esta columna no se presta ni se prestará a contribuir al mosquicidio del gobierno federal. ¡Ni una mosca más!