Manual de la poetisa Rosario Robles

Manual

Estas son las instrucciones para quien quiera hacer de los periódicos poesía pura, como lo hizo la titular de la Sedatu.

El verso
Rosario, deberá pasar noches en vela escribiendo una y otra vez los versos que pronunciará en Chihuahua, en esa tierra que vio nacer al poeta (muy menor que usted, por supuesto) Martín Luis Guzmán. Rosario, será la encargada de aumentar el nivel intelectual de un simple y aburrido acto oficial del gobierno federal y chihuahuense. ¿Lista?

 

La ocasión
Vaya y, con su talento, encabece la ceremonia de entrega protocolaria de 500 viviendas (a medio construir) y 300 cuartos adicionales en las (jodidas) colonias Parral Vive y Ampliación (de la pobreza) Palmilla en Hidalgo de Parral.
Frente a esos pobres de Chihuahua tome el micrófono y declame sus elevados versos:

“Los tormentos van y vienen, los periódicos se hicieron para matar moscas y limpiar vidrios”.

Y hasta entonces deje que los aplausos de los presentes acaricien sus oídos.

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA PAGAR EL PREDIAL

El defendido
¿A quién le dedica esos versos? ¿Quién es ese muso que inspiró tan divinas palabras? Ni más ni menos que César Duarte, el que como diáfana mosca ha sobrevivido a innumerables periodicazos que lo acusan, insanamente, de ser un corrupto. Sean pues sus palabras las que ensalcen a la divina garza que gobierna Chihuahua.

 

La inspiración
Rosario, usted sabe lo que declama. Hombres necios que acusáis a la mujer de transar en el PRD. ¿Se acuerda? Usted sabe que los reportajes en los periódicos no son sino para mancillar al corrupto gobierno para el que trabaja. Los periódicos no aplastarán a moscas como Duarte, Rosario. Tiene usted razón. La impunidad debe prevalecer.

 

La disculpa
Una poeta honrada sabe pedir perdón. Por eso usted se disculpó: “Ayer dije una desafortunada frase sobre los periódicos. Sé de su importancia y honestamente me disculpo por ello”. Ya lo dijo el clásico: No te preocupes, Rosario.

Para desbancar a Sor Juana, a Rosario solo le faltó agregar un clásico que le recordó Daniel Moreno en estas páginas: “los periódicos también se usan para madurar aguacates”.

Compartir
Artículo anteriorPlagiar la tesis
Artículo siguienteÉchele jurisprudencia, mi lic.
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.