¿Me explican, cínicos?

Manual

Primer disparo
Es insostenible ayudar a los mexicanos a pagar la gasolina, por eso hay que liberar sus precios y dejar de “quemar millones” en subsidios, Peña Nieto dixit.

 

Segundo disparo
La gente se encabronó. Subieron los precios en el primer minuto de este caldeado 2017. En 28 estados hubo protestas; en ocho saqueos, hay 1500 detenidos. Cientos cerraron carreteras, hubo marchas, tomaron gasolineras y plantas de Pemex, se descontrolaron y cometieron delitos.

 

Tercer disparo
Nadie explicó los detalles de los gasolinazos: que si las 90 regiones y sus 90 precios. Nadie supo explicarlo, supongo que se fueron de vacaciones. Sólo sabemos que las alzas en los precios se deben “al exterior” (Peña dixit) y al precio del dólar para un país PETROLERO que paga gasolinas que no puede REFINAR.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: JODER A MÉXICO EN EL 2017

Cuarto disparo
¿No podemos “quemar” 200 mil millones de pesos en subsidios a gasolina, pero los gobiernos estatales sí se pueden robar 245 mil millones de pesos? Son 245 mil millones de pesos que, según los auditores federales, son simulación de reintegros, pagos a aviadores, sobreprecios en contrataciones de bienes y servicios, malversaciones, pagos no justificados, raterías. Para los rateros en los gobiernos, todo, pero que los jodidos se chinguen, no alcanza para ayudarlos.

 

Quinto disparo
Del total de impuestos que se cobran ahora con los nuevos precios de las gasolinas, 38 centavos se van directo a esos gobiernos estatales: ¿quién garantizará que no sigan robando?

 

Último disparo
Los saqueos de los poderosos representaron 1.2% del PIB nacional. ¿A ellos quién les hace pagar sus delitos? Nadie. Por eso estamos encabronados.

Compartir
Artículo anteriorCon tu número hasta el fin
Artículo siguienteInsurrección de las pantallas planas
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.