Adopta un perro o un gato con De la Calle a la Casa

Anímate y adopta un perro o un gato con la fundación De la Calle a la Casa

Preocupados por la gran cantidad de perros y gatos que son abandonados en las calles diariamente, Viridiana Brito, Claudia Villanueva, Gabriel Porteni y Berenice Ramos decidieron crear De la Calle a la Casa en 2013. Se trata de una fundación enfocada en la adopción de animales, y entre sus tareas está certificar la operación de los centros de adopción, apoyarlos y crear un vínculo con las personas interesadas en cuidar a un perro o un gato. De acuerdo con ellos, es “una fundación que sirve como cobijo de estos centros”. Así que anímate y adopta una mascota.

“Lo que hacemos, junto con un grupo de voluntarios, es visitar los centros que nos piden ayuda: revisamos las instalaciones, que tengan en buenas condiciones a los animales, verificamos que operen responsablemente —comenta Viridiana—. También formamos parte de un programa de apoyo, que consiste en ser parte de una entrega de donativos; hasta este momento hemos dado más de 60 toneladas de alimento, para ayudar a nutrir a perros y gatos que están en espera de un hogar. Además, tenemos convenios para esterilizar a las mascotas, ofrecer servicios funerarios, vacunas, medicamentos y juguetes”.

Para la fundación De la Calle a la Casa es fundamental promover la adopción de perros y gatos. Viridiana cuenta que a los albergues de perros les llaman centros de adopción, “porque es un lugar para que vayas y adoptes, no para que abandones una mascota. Más de 80% de las solicitudes que nos llegan son de abandono y cuando esto sucede tratamos de dar asesorías. A veces los centros no son el mejor lugar porque se encuentran saturados, entonces hablamos con la persona para saber las razones por las cuales quiere dejar a su mascota”.

Una situación común que pasa en redes sociales es que varias personas suben fotografías de animales sin hogar y, aunque esto ha ayudado a promover que se adopten mascotas, la fundación piensa que “es mucho activismo digital —dice Viridiana—, pues la gente sólo toma fotos y pide auxilio. Si todos pudiéramos ayudar a un perrito necesitado las cosas serían diferentes, porque los centros están saturados, algunos ni siquiera dan su dirección abiertamente porque mucha gente va a abandonar”.

De la Calle a la Casa tiene 11 centros de adopción y seis de ellos se encuentran en la Ciudad de México. Para certificar uno de estos centros, se pasa por un proceso de evaluación que tiene varias etapas: dar información básica del lugar, visitas de la fundación para verificar que todo esté en orden y entrevistas con los veterinarios y personas que han adoptado ahí. Y, para que alguien pueda adoptar a un perro o gato, se pasa por un proceso similar.

Como fundación “hemos enfrentado varios problemas: no hay mucha cultura de la adopción y ha sido complicado ir rompiendo estas barreras. Los protocolos de adopción son más exigentes en comparación con otros lugares y luego la gente no quiere que visites su casa, además de que hay falta de información o desinterés”, dice Viridiana.