¿Qué hay afuera del Metro Centro Médico?

hospital2
hospital2

Además de ser un lugar icónico de la salud y bienestar, esta estación y sus alrededores son un referente arquitectónico de arte y solidaridad de los mexicanos.

La estación Centro Médico, pertenece a las Líneas 3 (Indios Verdes – Universidad) y 9 (Pantitlán – Tacubaya), del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México.

La imagen de esta concurrida estación es el Caduceo de Hermes, uno de los símbolos representativos de quienes ejercen la medicina. Esto se debe a que a unos pasos se encuentra el Centro Médico Siglo XXI.

Antes de contestar la interrogante: ¿qué hay afuera del Metro Centro Médico?, cabe destacar que el recorrido comienza antes de salir, y es que en una de sus nueve salidas, está el mural “Medicina Tradicional y Medicina Contemporánea”, del pintor Arturo Estrada, que, en sus 44 metros de extensión, representa diversas escenas de cuidados médicos y terapias alternativas.

Centro Médico

Centro Médico Nacional

hospital1

Este complejo hospitalario se construyó en cuatro etapas, lo cual representó un verdadero reto, no solo arquitectónico, sino económico y administrativo.

La primera etapa comenzó a finales de los años 40 del siglo XX; para finales de 1960, el Centro Médico tenía un total de 15 edificios con amplios jardines y terrazas. Los siete hospitales construidos eran los de: Emergencias, Especialidades Médico-Quirúrgicas, Enfermedades Nerviosas, Neumología, Oncología, Enfermedades de la Nutrición, y Gineco-Obstetricia. La superficie construida fue superior a los 207 mil metros cuadrados y aún quedaba un terreno muy extenso para ser edificado.

hospital2

Posteriormente, en 1961, bajo la administración del Presidente Adolfo López Mateos, se pusieron en funcionamiento algunos inmuebles y comenzó la segunda etapa; apenas dos años después, el 15 de marzo de 1963, se inauguró el Centro Médico Nacional y abrieron sus puertas los hospitales: General, de Pediatría, Traumatología y Rehabilitación, y Convalecencia. Se convirtió en la organización clínica más grande e importante del país.

hospital3

Terremoto del 85

Sin embargo, el terremoto que sacudió la Ciudad el 19 de septiembre de 1985 afectó en gran parte sus instalaciones. Algunos inmuebles tuvieron que ser demolidos, otros más, reconstruidos. En 1989 inició la tercer etapa y se extendió el nombre a Centro Médico Nacional Siglo XXI.

La cuarta etapa es más reciente y comenzó en el 2004. Sus cuatro hospitales: Pediatría, Cardiología, Especialidades y Oncología; se calificaron como Unidades Médicas de Alta Especialidad (UMAE). Desde hace más de 50 años, el Centro Médico Nacional Siglo XXI es una referencia invaluable de logros en la medicina mexicana.

 

Patrimonio artístico

La construcción de este ambicioso proyecto estuvo a cargo del arquitecto Enrique Yañez, quien también construyó el Hospital La Raza. Yañez buscaba una integración entre la arquitectura funcional y la plástica, por eso, junto al promotor cultural Fernando Gamboa, idearon un plan artístico para el Centro Médico que estuvo dividido en dos etapas. Antes y después del terremoto.

En la primera etapa de 1957 a 1963, participaron los David Alfaro Siqueiros, José Morado, Francisco Zúñiga, Luis Nishizawa, Luis Ortiz Monasterio, Federico Cantú e Iker Larraurí. Algunas de las intervenciones de estos artistas se perdieron parcial o totalmente durante el terremoto.

La segunda etapa se realizó de 1985 a 1993. El terremoto dañó la mayoría de las obras artísticas y sólo algunas pudieron ser restauradas o reubicadas. Junto con la edificación de nuevos edificios, también se planeó una nueva tanda de proyectos artísticos, en los que destacan José Chávez Morado, Tolsa Malamud, Adrián Brun, Jesús Ruiz Mejía y Sebastián.

 

Jardín Ramón López Velarde

Por la salida surponiente de la estación Centro Médico, existe la estación del Metrobús que lleva el mismo nombre. Por cualquiera de las dos, se puede llegar al Jardín Ramón López Velarde, de la colonia Roma. Este parque es lugar de diversión y esparcimiento para los vecinos del multifamiliar Juárez y para los paseantes que buscan la sombra de un buen árbol. Desde hace años existe una iniciativa ciudadana que buscan salvar este espacio del abandono y reforestar sus áreas verdes, pero hasta ahora no han recibido respuesta.

 

Tianguis Pabellón Cuauhtémoc

 Cerca de Centro Médico están las plazas comerciales Pabellón Cuauhtémoc y Parque Delta, donde se pueden encontrar tiendas departamentales, restaurantes, joyerías, cines, etc. Sin embargo, nada se iguala a disfrutar del barrio, a través de los mercados itinerantes o tianguis.

En este caso, el Tianguis Pabellón Cuauhtémoc ofrece una amplia oferta en gastronomía, diseño, juguetes, belleza, salud y entretenimiento a un precio justo, desde hace ya cinco años. Aquí se pude degustar – lo que en pocos lugares – un manjar yucateco, que consiste en una “flauta” echa de galleta, rellena de queso Edam. ¡Deli!

 

Dónde: Jardín Ramón López Velarde, Avenida Cuauhtémoc y Huatabampo
Cuándo: fines de semana

Cuánto: Puedes comer y chacharear a gusto por menos de $150

 

¡Asústame, panteón!

Otro de los sitios famosos por sus años de historia y perpetuidad es el Panteón Francés de la Piedad, que data de 1835. Ubicado en la colonia Buenos Aires -a un Costado del Viaducto Miguel Alemán-, se puede leer en su entrada la frase: Heureux qui mort dans le seigneur, que significa: ‘Dichoso aquel que muere en el señor’.

Este panteón tiene a su entrada un monumento a los soldados franceses y masones que lucharon en la primera guerra mundial, aunque ninguno de ellos está enterrado en este lugar.

Aquí se encuentran los restos de personajes como militares, políticos, escritores, músicos, arquitectos, etc. Algunos de ellos son: Miguel Ángel de Quevedo, José Revueltas, Andrés Henestrosa, Manuel Romero Rubio, María Félix, Chespirito, Teodoro González de León, por mencionar algunos.

La capilla gótica que se ve a la entrada tiene más de 10 años cerrada, pero ya se encuentran en pláticas para su restauración por su enorme valor artístico.

Este Panteón está cerrado al público en general ya que anteriormente han intentado robar los cristos, jarrones y demás objetos de las tumbas y mausoleos. Ni modo, por unos pagan todos.

 

Fotos: (Sthefany Mandujano)