Así tenía que ser: las hamburguesas Bella Rafaella

Mi corazón dio un brinco cuando me dijeron que mi panadería favorita se ampliaría, tendrían servicio de restaurante y que, para suspirar doblemente, incluirían una hamburguesa en el menú. Generalmente pasa que la realidad no le llega a los talones de lo que uno espera, pero con la Hamburguesa Rafaella tenía una fe casi ciega. Finalmente llegó el día en que arribó el platillo al lugar. Esperé unas semanas a que se asentara en la cotidianidad y dejara de ser la gran novedad. Eso y que últimamente Bella Rafaella está a reventar.

Sólo puedo decir una cosa: si llega usted y está lleno, espere. Sea paciente. Vaya a la hora de la comida. Pida una Hamburguesa Rafaella. Un tanto afrancesada, pero bueno. Aun así es un muy buen hallazgo. Tarda un poco en llegar, pero una vez que se tiene enfrente hace sonreír. Tiene 150 gramos de rib eye muy bien amalgamado, con mucha grasita, quizás un poco salado (cosa que a mí no me importa); queso dos leches que añade un toquecito especial; mayonesa de ajo tatemado, y todo coronado por chutney de jitomate y chile morita que hace las veces de cátsup estupendamente bien. El brioche que envuelve todo, como era de esperarse, es más que suficiente para el embate de la grasa y tiene un saborcito dulce muy bien logrado. Si ya era incondicional de los croissants con higo y los chocolatines, ahora me he convertido en esclavo del sabor de su hamburguesa. Un logro. No dudé en que el lugar tendría una gran hamburguesa porque se nota el amor por el platillo, el amor por la creación y, sobre todo, el oficio. En la carta deben de haber más platillos, seguramente muy buenos, pero después del pan, la hamburguesa aquí es la reina.

Puede ser que no esté de acuerdo conmigo. Para eso, sus comentarios o sugerencias, siempre son bienvenidos en el blog y en el Facebook

Lugar: Bella Rafaella
Contacto: Rafaella
Dirección: Londres 10, colonia del Carmen.
Horario: De 8 a 20h.
Precio por persona: $200

Compartir
Artículo anteriorCU te espera con teatro, danza y cine
Artículo siguienteEn este bar sobran vidas para fiestear
Chihuahuense de nacimiento, radica, desde el siglo pasado en Coyoacán. Licenciado en Comunicación por la Universidad Iberoamericana. Tiene 3 carreras paralelas, concomitantes a veces, separadas generalmente. Por un lado existe Marcelo Lara, director artístico en Warner Music y músico: guitarrista de Moderatto, y también Marcello Lara, catador de hamburguesas: Burgerman.