Los pasos de Bob Dylan en la CDMX

Dylan

A pesar de ser uno de los músicos más conocidos en el mundo, Bob Dylan pasó desapercibido en la Ciudad de México 

El cantante y compositor Bob Dylan nació el 24 de mayo de 1941 en Duluht, Minnesota (EUA). Desde su infancia mostró un gran interés por la música y la poesía. En los sesenta logró tener un gran estilo con el que logró redefinir el rock and roll. Dylan ha sido un artista revolucionario tanto por su música como sus letras, mismas que lo coronaron con el Premio Nobel de Literatura.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LOS HABITANTES DE… LA ESTACIÓN CENTRAL DE BOMBEROS

A México ha venido cuatro veces. La primera en 1973 cuando participó en el filme Pat Garret & Billy the kid, del cineasta Sam Peckinpah, en la que además compuso Romance in Durango: “Pasamos de largo las ruinas aztecas y a los fantasmas de nuestra gente. Las pisadas del caballo como castañuelas sobre la roca. Por la noche sueño con las campanas de la torre del pueblo. Y entonces veo la cara ensangrentada de Ramón”. En ella, sin duda refleja rasgos de nuestra cultura, incluso, la canción tiene versos en español.

Dylan

Además de los dos conciertos que ha realizado en la CDMX, hay una visita en particular que no muchos conocen o mas bien no sabían que era Dylan. ¿Pudo ser esto posible? Para quienes siguen de muy cerquita la carrera y vida del compositor, saben de su gusto por el boxeo. Para quienes no están familiarizados ni con su música ni su vida, pasó desapercibido su visita por tierras chilangas.

El gimnasio Nuevo Jordan —ubicado en la col. Centro— es considerado como la Meca del Boxeo en México; suponemos que de ahí la intención de Dylan por visitarlo. Se sabe que llegó acompañado con otras tres personas y que, cada uno, pagó la cuota por entrenar un día.

Quienes presenciaron su entrenamiento desconocían quién era ese señor de edad avanzada que daba buenos golpes. Poco tiempo después se enteraron que era Bob Dylan. Reconocieron que sabe dar buenos golpes y que practica desde hace años el boxeo. Eso sí, les quedó de anécdota, el gusto de haberle dado órdenes al compositor de Like a Rolling Stone.

Así, en febrero del 2008 Bob Dylan sudó practicando boxeo en la CDMX sin que nadie se diera cuenta. No hay fecha ni rumor de que regrese a tierras chilangas, por mucho que se lo preguntemos, la respuesta sigue estando en el viento.

 

(Fotos: cuarto oscuro/cortesía) 

Compartir
Artículo anteriorAtáscate porque hay garnachas en la Juárez
Artículo siguienteLa CDMX se cotiza al doble
Chilanga, locutora de radio. Suele caminar por las calles de la ciudad documentando los stickers y murales de StreetArt que colorean la CDMX