Leyendas Chilangas: La casa más antigua de la Ciudad de México

Las historias que aloja la casa más antigua de la Ciudad de México están llenas de miedo y terror. ¿Quieres conocerlas?

Las historias que aloja la casa más antigua de la Ciudad de México están llenas de miedo y terror. ¿Quieres conocerlas? Pues aunque digas que no, ahí te van. 
Marcada con el número 25 de la calle Manzanares en el antiguo barrio de la Merced, se encuentra una añeja casa que data del siglo XVI. Su deteriorada construcción la conforma un patio central rodeado por 16 habitaciones. Este tipo de edificación corresponde a la época prehispánica, el hueco de sus ventanas denotan la mano de la cultura Española, lo que hace creer que la casa tuvo algunas modificaciones.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LEYENDAS CHILANGAS: LA VIEJITA DEL ESTADIO AZUL

A pesar de los años, en los muros de piedra, braza y tezontle de esta ancestral casona aún se pueden apreciar sus marcos de cantera, los acabados en yeso y sus cornisas, que ni el diluvio que duró 40 horas, aquel 12 de septiembre de 1629, y que mantuvo a la Ciudad de México inundada por 5 años, terminó con estos detalles.

Pero más allá de vestigios ancestrales, lo que esta antigua casa esconde son muchas historias y leyendas que no tienen explicación. Los vecinos del lugar comentan que fue habitada por todo tipo de personajes: como comerciantes, asesinos y prostitutas, quienes se resguardaban ahí, tal vez con la esperanza de contagiarse de la inmortalidad del lugar.

Se dice que algunos crímenes ocurrieron dentro del sitio, y que muchos cuerpos están enterrados ahí, aunque no hay prueba de ello. Sin embargo, hay manifestaciones de las almas en pena de estos muertos, quienes mueven lámparas, abren y cierran las puertas del lugar a su antojo, o al menos eso cuentan los temerosos vecinos, que para protegerse colocaron algunas imágenes religiosas afuera del lugar.

Además dicen que la casa era la guarida para algunos delincuentes como los chineros, quienes para asaltar a sus víctimas las toman del cuello para asfixiarlas. Actualmente la casa se encuentra en manos de las autoridades correspondientes, quienes al parecer planean restaurar el lugar para convertirlo en un museo y una escuela de música.

(Fotos: Cortesía)