Chilango Nostálgico: Lecturas de la SEP ochenteras

Para la nostalgia literaria nada como nuestros lecturas de primaria, esas que nos acercaron a clásicos sin saberlo y que hacían que las horas de clase se sintieran más ligeras. Ahora les toca a quienes entraron en la década de los ochentas, así que a desempolvar el baúl de los recuerdos donde tienes el trompo, las estampitas y la biblioteca escolar.

La década de los ochentas tuvo sus altibajos en materia de educación: por un lado, en 1982 se alcanzó, por fin, el viejo anhelo de que todos los niños mexicanos pudieran tener acceso al primer grado de la primaria; pero a partir de la crisis económica, el presupuesto federal se redujo drásticamente en este sector y en tan solo tres años la matrícula de primaria volvió a sufrir una baja.

Pese a todo, los libros de la SEP siguieron siendo un obligado en las escuelas y gracias a eso pudimos conocer los maravillosos compendios de literatura que incluían a escritores nacionales y clásicos de la literatura mundial: desde Francisco Bernal Uruchurtu, un niño que tenía tan sólo diez años, hasta Jean de la Fontaine. Estas lecturas formaron los inicios de la pasión lectora de miles de mexicanos y aquí te dejamos algunos de nuestros favoritos.

10El País del Pan

Una de las lecturas preferidas ,y más recordadas para quienes estudiaron en esta década, es El País del Pan, un breve poema que se encontraba en el libro de segundo, acompañado de una ilustración original de Odile Herrenschmidt. Sin duda, este texto bien podría ser una oda que todos los amantes de este alimento recitaron en más de una ocasión, pero lo más curioso es que el autor de tan emblemática lectura tenía tan sólo diez años, como se especifica al final del texto.

Dicen las voces ochenteras que este poema fue redactado como una tarea de último momento (todos hemos estado ahí) y que el autor no se enteró de su publicación hasta muchos años después. Para quienes se preguntan ¿qué habrá sido de este niño? Pues Francisco Bernal Uruchurtu pasó de escritor a ingeniero egresado de la UNAM, donde lleva ya más de dos décados como profesor de la Facultad de Ingeniería.