Chilango nostálgico: videojuegos que marcaron a nuestra generación

“Sóplale al cassette”, si sabes de qué hablamos, seguramente conoces más de uno de estos clásicos videojuegos que tanto disfrutamos de niños y ahora tienen un lugar especial en nuestro corazoncito.

Desde la Atari 5200 hasta el primer Game Boy de Nintendo, las décadas de los 80 y 90 redefinieron el concepto del videojuego, haciéndolo cada vez más accesible y prestando mayor atención a los detalles visuales y narrativos, los cuales nos permitieron vivir aventuras extraordinarias sin salir de casa. Aquí te dejamos una lista de los que marcaron a toda una generación.

Pac-Man

Tuvo que pasar más de una década para que el protagonista del arcade se trasladara a nuestras casas en forma del Super Nintendo. Ahora se encuentra en celulares, computadoras y, por supuesto, en alguna sudadera, mochila o peluche. Pac-Man no sólo ha logrado seguir vigente tras su lanzamiento inicial en 1980, sino que ha generado un legado en el mundo gamer, como haber creado un género hasta entonces nunca antes visto, demostrar la importancia de los personajes en los juegos y producir un software que reacciona a los movimientos del jugador. Si estos logros son características básicas de la mayoría de los juegos actuales, es precisamente gracias a Pac-Man.

Tetris

Hablando de clásicos que siguen siendo favoritos, ¿quién no ha jugado Tetris al menos una vez en la vida? En 1984, Alekséi Pázhitnov programó lo que ahora es el juego más funcional del mundo, siendo adaptable para todo tamaño. La premisa es lo suficientemente sencilla para atraer a casi todo el mundo por unos cuantos minutos, pero la velocidad que aumenta constantemente y el modo de multijugador generan la adrenalina necesaria para pasar horas compitiendo por rebasar al contrincante o a la computadora misma. Si estos méritos no fueran suficientes, algunos estudios señalan que la práctica del juego es un ejercicio cerebral que puede aumentar la eficiencia del pensamiento crítico y el razonamiento.

Super Mario Bros.

¿Qué sería de cualquier lista de videojuegos sin Mario, el icónico personaje de Shigeru Miyamoto que ha sido adaptado, relanzado, reimaginado y ha desarrollado toda una franquicia en torno al plomero italiano que rescata a la princesa? En 1985, Miyamoto cambió por completo la manera de hacer videojuegos, creando mundos a partir de la especialización en áreas como programación, efectos sonoros y, claro, diseño. De esa manera llevó la imaginación de los jugadores a recorrer reinos y enfrentarse a Bowser, bajo la figura de Mario (o de Luigi, si eras el hermano menor).

Bomberman

Quizá no es tan recordado como los videojuegos anteriores, ¿pero acaso el planeta Bomber no era uno de nuestros escondites virtuales favoritos? Sin duda debió serlo para que del arcade llegase a una diversidad de formatos, destacando su aparición en Nintendo en 1985. Bomberman es la evolución inevitable de Pac-Man; no sólo pertenece al género de laberinto creado por éste, sino que también desarrolla la idea del poder que tiene un protagonista con una misión y una historia. Así, los jugadores buscan superar a los enemigos y destruir los candados que impiden el paso para conseguir que este robot consiga ser humano, todo sin destruir al propio Bomber en el intento.

Punch-Out!!

Este fue un videojuego tan popular que algunos de sus personajes tuvieron sus propios cómics. En 1987, Punch-Out!! introdujo a las consolas NES uno de los primeros videojuegos de peleas, haciendo uso de la icónica figura del box Mike Tyson, como el boss final a quien Little Mac debe derrotar para convertirse en el campeón. Si bien los movimientos eran bastante limitados para el jugador y los gráficos alteraban demasiado el tamaño de Little Mac, este juego se convirtió rápidamente en un clásico de Nintendo y las horas que pasamos frente a nuestra consola son prueba de ello.

The Legend of Zelda

El nombre de Shigeru Miyamoto simplemente no puede estar sólo una vez cuando hablamos de videojuegos. Así que, para cumplir la regla, teníamos que mencionar The Legend of Zelda (porque, ¿quién no ama este juego?). Claro, puede parecer visualmente irreconocible la primer aparición de la saga, A Link to the Past, de 1991 en comparación con su último lanzamiento, Breath of the Wild, pero el espíritu de aventura y fantasía sin duda alguna se han mantenido intactos a lo largo de la serie, destacando las figuras mitológicas, los acertijos y la naturaleza que de día es encantadora, pero de noche esconde grandes secretos y peligros en las sombras.

Street Fighter II

El primer lanzamiento de Street Fighter en 1987 estableció la pauta para los videojuegos de combate. Claro que en 1992 Capcom retomaría estas convenciones en la segunda versión lanzada para NES y Game Boy, añadiendo cambios en los controles de juego que permitieron ejecutar movimientos simultáneos y consecutivos con mayor rapidez y facilidad. Esto, aunado a la forma de juego que posibilitó jugar contra otra persona y no sólo contra la propia computadora, fueron las características que hicieron de Street Fighter II un referente en la comunidad gamer que perdura hasta nuestros días… aunque no siempre recordemos qué botones presionar para activar los poderes de nuestro personaje.

Kirby’s Adventure

En 1992, Game Boy nos presentó a una de las figuras más adorables en la historia de los videojuegos, pero no fue sino hasta un año después cuando la consola NES nos mostró al personaje que ubicamos ahora como Kirby: color rosa, cachetes enormes y la capacidad de copiar las habilidades de ataque de sus enemigos al absorber sus poderes. Igualmente, los efectos gráficos, la simplicidad de los controles y la creatividad de los personajes, en especial de los enemigos, hicieron de este juego más que un clásico. En 1993 ganó la categoría del mejor juego NES del año, pues pese a ser un juego 8-bit, Masahiro Sakurai, logró una obra maestra excediendo las expectativas visuales que se tenían para este formato.

Doom

Sin duda fue uno de los videojuegos más polémicos de la década de los noventas. En 1993, Doom fue un pionero de la perspectiva en primera persona al integrar al jugador de una manera única. Ayudándose de gráficos 3D, opción de multijugador y una continua tensión al no saber qué se encuentra detrás de cada puerta, Doom no sólo fue el juego más violento hasta ese entonces, sino que logró ser uno de los primeros intentos en juegos inmersivos y de suspenso de la historia: un legado que aún tiene un eco en las experiencias actuales de realidad virtual.

Pokémon

Dicen que todas las tendencias, eventualmente, se vuelven a poner de moda, pero en el caso de Pokémon no se trata de un reposicionamiento del videojuego, más bien nunca se fue por completo. En 1996, la marca dió sus primeros pasos al mundo gamer con la primera generación, una entrega que duró tres años a cargo de Satoshi Tajiri y basada en los videojuegos de rol pensados para jugarse en el Game Boy. Presentando 151 especies de Pokémon (¡ah, qué tiempos!), el juego consistía en capturar, entrenar, intercambiar y enfrentar en combate a pokemones. El concepto ha enfrentado más de dos décadas y parece tener más vigor y popularidad que nunca.

Crash Bandicoot

En 1996, el intento de la compañía Naughty Dog por darle a Sony su propio personaje resultó en uno de los mejores videojuegos de la década. Crash intenta evitar los planes de conquista mundial de Brío y Cortex, los antagonistas; además de rescatar a su novia Tawna. Sin duda los efectos sonoros y gráficos son los que hicieron de este juego uno de los más vendidos de la historia, pese a la complejidad de la plataforma que cambiaba de perspectiva constantemente entre saltos y carreras, un inconveniente que valía la pena por completo.

 

(Fotos: cortesía)