Cuando la ficción parece verdad

Guillermo Demian Lozano, un joven pero experimentado reportero, tiene muy claro su objetivo: desenmascarar, casi 30 años después de cometido el crimen, al asesino intelectual del famoso columnista tijuanense Hilario El Gato Barba.

Sumido en un agujero que se hace pasar como hotel, el periodista espera su oportunidad para entrevistar a Salomón Saja, uno de los encargados de disparar los cuatro tiros (dos en el pulmón, uno en el cuello y otro más en la cabeza) que acabaron con la vida de El Gato, dentro de su automóvil, muy cerca de casa, una mañana lluviosa de abril.

Con la muerte muy cerca (está enfermo de cáncer en el estómago), desde el penal de Puente Grande, el ex escolta quiere limpiar su conciencia y revelar cuál fue la razón por la que su jefe, el empresario de casinos y gobernador electo de Baja California, Alfio Wolf, le encomendó la ejecución al más puro estilo del crimen organizado. Sin embargo, el sueño de Lozano de alcanzar la fama periodística no será tan fácil de cumplir.

Hay otra voz que da vida a la novela. Se trata de la cronista chilena Amber Aravena, quien viaja hasta Tijuana para escribir sobre el ingeniero Wolf. En su diario, narra el extraño mundo en el que vive el millonario, acompañado por un séquito de súbditos uniformados de color rojo y con un zoológico compuesto por 20 mil animales y más de 70 veterinarios.

Con capítulos breves, escritos (la mayoría) en segunda persona, con una prosa que genera vértigo y que hace difícil soltar el libro, esta historia le valió al periodista Daniel Salinas Basave ser finalista del Premio Mauricio Achar Literatura Random House 2015.

Vientos de Santa Ana, Daniel Salinas Basave, Literatura Random House, México, 2016, 206 páginas, $249 pesos.