A pie por la… artística colonia San Rafael

Con más de 100 años de existencia, la colonia San Rafael es una de las más antiguas de la Ciudad de México.

Recorrer a pie la colonia San Rafael significa tener contacto directo con un sinfín de teatros, sitios emblemáticos y parte importante de la historia de la Ciudad de México. 

Muy cerca del Monumento a la Revolución existe una de las primeras colonias que se crearon en la Ciudad de México, su nombre es San Rafael y su historia comenzó cerca del año de 1857, después de que el ingeniero Francisco Somera comprara el terreno llamado Potreros de la Horca.

Su nombre original era colonia de los Arquitectos, pues estaba pensada para que habitaran en ella los estudiantes de la Academia de San Carlos. Posteriormente dicho terreno se amplió cerca del año 1891, gracias a la integración de las tierras pertenecientes al entonces llamado Rancho Casa Blanca, adoptando ahora el nombre de San Rafael.

Con el paso de los años la San Rafael se convirtió en un espacio que poco a poco se fue inundando de sitios culturales y edificios de arquitectura art decó y ecléctica, de los cuales algunos todavía se mantienen en pie.

Cine Ópera

Ubicado en el número nueve de la calle Serapio Rendón, encontramos una joya de la capital que, desgraciadamente, lleva varios años en el abandono. Fue inaugurado en 1949 y durante más de 40 años fue considerado uno de los recintos más importantes de la Ciudad de México.

En 2011 comenzó a especularse que sería convertido en un Centro Cultural, sin embargo, continúa solitario. Aunque actualmente no está permitido el acceso, es toda una experiencia admirar el recinto desde afuera, sobre todo las esculturas que tiene en la parte superior y los detalles de su fachada.

Teatros

Si hay algo que abunda en la colonia San Rafael son sus teatros. En primera lugar tenemos al Jorge Negrete, fundado en  1957. Está situado en la calle de Altamirano #126 y fue sometido a una importante remodelación después de sufrir varios daños en el terremoto de 1985. Actualmente todavía puedes acudir a ver obras en él.

Por otra parte, al otro lado de la colonia, se encuentra un teatro al aire libre llamado Juan Ruíz de Alarcón que recibe distintas actividades artísticas como conciertos y muestras de danza.

Además, si te internas unos pocos metros en la colonia te encuentras con varios teatros en la misma manzana, la cual está delimitada por la calle de Virginia Fábregas y Joaquín Velázques de León. Aquí está el Teatro Virginia Fábregas, el Centro Teatral Manolo Fábregas, el recinto Fernando Soler, así como el Teatro San Rafael.

Por último, y un poco más alejado de los demás, está el Teatro Aldama que abrió el telón en el año de 1984. Es uno de los más famosos de chilangolandia y se puede decir que es de aquellos que está equipado con lo último en tecnología.

Mercado de San Cosme

Justo en los límites con Ribera de San Cosme se ubica este mercado en el que puedes encontrar de todo para tu hogar. Pero realmente la estrella del lugar es la comida, en especial la pancita y los tacos en fin de semana.

Mercado del dibujante

Algo que llamó nuestra atención durante el recorrido fue este mercado, el cual no es tan fácil de encontrar, y no precisamente porque esté escondido en la colonia, sino porque sólo tiene un pequeño letrero que anuncia el lugar.

La puerta de acceso es como la de cualquier casa y de hecho el mercado es pequeño, pero es muy famoso entre arquitéctos y dibujantes, pues práctiamente cualquier material que necesiten lo consiguen aquí. Se encuentra en Virginia Fábregas #24 y, diferencia de otros mercados, no abre los domingos.

Panteones

Si hay algo que marcó la historia de la colonia San Rafael fueron dos panteones: el inglés y el americano. Cuando llegas a la colonia por  la calle Virginia Fábregas te topas con la capilla Británica, último recuerdo del primer panteón inglés abierto en la Ciudad de México. Según se cuenta, el cementerio abrió para recibir a los ingleses que morían en territorio mexicano. Fue oficialmente clausurado en 1926 debido al entubamiento del río Consulado.

El terreno que ocupaba el panteón ahora es utilizado como parque, mientras que la capilla es un pequeño centro cultural abierto desde 1980, donde se ofrecen talleres, exposiciones y obras de teatro.

Por otra parte tenemos al Panteón Militar Americano que funcionó de 1851 a 1925. Su principal función fue darle sepultura a 750 soldados estadounidenses que fallecieron en México durante la invasión americana a nuestro país entre 1846 y 1848. Según nos contó uno de los encargados, este es considerado el primer cementerio militar estadounidense abierto fuera de territorio de Estados Unidos.

Museo experimental el Eco

Así es, además de los múltiples teatros la San Rafael, también tiene un museo un tanto fuera de lo común. La primera vez que abrió sus puertas fue en el año de 1953 con el firme objetivo de ser un espacio experimental en el que no hubiera una colección fija, sino un área destinada a infinidad de expresiones artísticas.

A lo largo de su historia funcionó como restaurante, club nocturno y teatro. En el año 2004 la Universidad Nacional Autónoma de México compró el edificio y le permitió volver a sus orígenes: un espacio abierto al arte, manteniendo su calidad de experimental.

Puedes visitarlo de martes a domingo en la calle de Sullivan #43. La entrada es gratuita.

(Fotos: Karla Almaraz y cortesía)