La historia del Banco Nacional de México, casona de condes

Se encuentra en la esquina de Isabel la Católica y Venustiano Carranza, y tiene una historia que empieza desde hace cuatro siglos. Con un estilo colonial barroco, es de los edificios más llamativos del Centro

José Miguel de Berrio y Zaldívar y su esposa Ana María de la Campa y Cos, condes de San Mateo Valparaíso —quienes tenían negocios en la minería, la agricultura y la ganadería—, se convirtieron en los dueños del inmueble en el siglo XVIII. Dichos condes encomendaron la restauración del palacio al arquitecto Francisco Antonio de Guerrero y Torres. La construcción tardó dos años y medio, de 1769 a mayo de 1772.

2

En el siglo XVI, Hernán Cortés fue el dueño de este predio, que en ese tiempo era un solar. Luego pasó a manos de Juan Cermeño, quien empezó a edificar la casona; para la construcción se utilizaron piedras prehispánicas por lo que, se dice, algunas veces se escuchan ruidos y pasan cosas extrañas. El lugar ha tenido diversos propietarios a lo largo de la historia.

El palacio perteneció a los descendientes de los condes hasta 1867, después pasó a manos de Clemente Sanz y luego a su hija, quien lo vendió al Banco Nacional Mexicano en 1882. Actualmente es parte del Banco Nacional de México, el cual es el resultado de la fusión entre el Banco Nacional de Mexicano y el Banco Mercantil Mexicano.

3

Fotos: Ariel Raguth/ Especiales