La Titería, un espacio cultural para los más pequeños

El Centro Cultural La Titería, Casa de las Marionetas, surgió en marzo de 2016 como un proyecto de la compañía Marionetas de la Esquina —fundada por Lourdes Pérez Gay y Lucio Espíndola, quien lleva 42 años haciendo teatro con títeres para toda la familia—.

La dramaturga Amaranta Leyva, hija de Lourdes Pérez Gay, funge como programadora artística y encargada de darles vida a las marionetas, además de haber sido una de las fundadoras de La Titería.

Amaranta cuenta que es “dramaturga y titiritera desde hace dos décadas en Marionetas de la Esquina y he visto cómo un juego, un taller o una función de teatro han enriquecido la vida de los demás y les han ayudado a sobrevivir crisis. Creo que el arte es una herramienta que les ayuda a los niños a desarrollar su resiliencia. Además, como está el mundo en estos días, el arte es una herramienta para crear un lugar mejor para vivir”.

“La obra Dibújame una vaca nos ha acompañado desde 1999 y marcó el nacimiento de La Titería. La presentamos también en Estados Unidos y es una historia sobre cómo los niños viven las separaciones: trata sobre Emilio, un niño que vive con su vaca verde y no hay nada de moralino en su trama. Te hablo de esta obra porque el símbolo de La Titería es una vaca verde, para nosotros significa mucho porque aborda el lado de la imaginación con el que los niños desarrollan su resiliencia, además de que nos ayudó a darnos cuenta de qué era lo que el público estaba buscando”.

amaranta2

La titiritera cuenta que aunque en el centro cultural están abiertos a acercarse a otras artes, como la danza, la música o el cine, “lo más importante para mí son las historias y la manera de contarlas”.

“Uno de los objetivos de La Titería es que los niños vengan con sus papás y puedan ver historias sobre las relaciones interpersonales entre chicos y grandes. Queremos mezclar también lo lúdico con el teatro y una de las formas en que lo hemos logrado ha sido invitándolos a construir títeres mediante distintas técnicas”.

La empatía y la cooperación, la vida en otras culturas y lo que experimentan los niños conforme van madurando son algunos de los temas que se desarrollan en las obras montadas en este espacio. También realizan presentaciones de compañías de títeres invitadas.

“La Titería cuenta con un área abierta donde los niños pueden correr y jugar. También una zona con juguetes en la que los más pequeños pueden estar antes o después de las funciones. La idea es convertirnos en un lugar donde los niños puedan realizar diversas actividades alrededor de las artes escénicas”, dice la dramaturga.

“Hace no mucho hicimos un convenio con Universum para tener talleres gratuitos durante las vacaciones”.

RETOS

Entre los proyectos a futuro y retos que ha enfrentado el centro cultural, Amaranta menciona que “siempre es importante ofrecer espectáculos de calidad para los niños. Queremos que La Titería sea un lugar visitado constantemente por las familias del país”.

img_5554-copia