La Villa, una zona tanto para religiosos como ateos

Para dar un recorrido por este lugar no es necesario tener alguna inclinación religiosa, ya que tiene un gran legado cultural

Ubicada en uno de los Barrios Mágicos de la Ciudad de México, actualmente a este lugar se le conoce como el Centro Histórico Norte de la capital. Aquí puedes encontrar la Basílica de Guadalupe, que integra dos capillas, un convento, un panteón y el Carillón, además del Cerro del Tepeyac.

La Nueva Basílica

La Villa de Guadalupe

En la década de los setentas, se organizó un proyecto para construir una nueva basílica cuya arquitectura siguiera los lineamientos del Concilio Vaticano II. La obra estuvo a  cargo del arquitecto Pedro Ramírez Vazquez, en colaboración José Luis Benlliuren y Fray Gabriel Chávez de la Mora.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: 60 AÑOS DE HISTORIAS Y LEYENDAS EN LA ARENA MÉXICO

Con la idea de que los visitantes tuvieran una visibilidad completa, se creó la nueva basílica sin columnas. La planta circular mide 100 metros de diámetro, alojando en ella a alrededor de 10 mil 500 personas, de las cuales 5,200 pueden estar sentadas. Siete son las puertas de acceso al lugar.

Biblioteca Lorenzo Boturini

LIBROS PROHIBIDOS

En el quinto piso de la Nueva Basilica, se encuentra la biblioteca Lorenzo Boturini, la cual es considerada la más completa en su género, en ella estan albergados alrededor de 23 mil volúmenes, incluye un archivo histórico y musical. El 90 por ciento de los cientos de libros están escritos en español, mientras que el otro nueve por ciento restante en inglés.

Entre sus colecciones destacan los siguientes temas: Las Sagradas Escrituras y Patrología, Decretos y Concilios, Teología, Mística, Derecho Canónico, Historia, Literatura, Filosofía y literatura guadalupana.

Panteón del Tepeyac

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se dice que resguarda los restos de San Juan Diego. Aunque nadie ha confirmado este dato, algunos dicen que es una de tantas leyendas alrededor del Panteón del Tepeyac, cuya invaluable riqueza histórica y artística es prácticamente desconocida.

Este es el panteón más antiguo en México, lo sorprendente aquí es que aún funciona, su origen se remonta a la época virreinal, aún cuando el rango de cementerio lo obtuvo en el siglo XIX y el de panteón civil en los años cuarenta.

Entre los personajes que aquí descansan se encuentran el filántropo Gabriel Mancera, el opositor del porfirismo Florentino Mata: el doctor de cabecera de Benito Juárez, Rafael Lucio; el arquitecto español Lorenzo de la Hidalga; don Manuel Orozco y Berra, autor de la Historia Antigua y de la Conquista de México; y el expresidente Antonio López de Santa Anna

Capilla del Cerrito

capilla_cerrito_002

Cerca del panteón se encuentra una capilla, construida para conmemorar las tres apariciones de la Virgen María a Juan Diego, que está ubicada en el cerro del Tepeyac. En ella se encuentran seis pinturas murales de Fernando Leal -uno de los pioneros del muralismo mexicano-, tituladas “La leyenda guadalupana”.

Actualmente esos murales, realizados entre 1945 y 1950, se encuentran muy deteriorados, ya que la humedad los estás consumiendo; uno de los más afectados es “El milagro de las rosas”

Capilla del Pocito

Capilla_del_Pocito._Ags._2008

El Arquitecto Francisco de Guerrero y Torres diseñó esta iglesia, la cual fue terminada en el año de 1791. El sello particular de esta pequeña capilla es estilo barroco, es su forma, pues es la única de base circular o céntrica que, levantada en aquella época, se conserva en nuestro país.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: CONOCE HUASCA DE OCAMPO Y SU NOCHE DE LEYENDAS

La caracteristica de la capilla permite que el visitante perciba el espacio poco a poco, como si éste se escondiera. El movimiento que le imprime a la cúpula la decoración en zigzag, lo mismo que las líneas multiformes utilizadas en las ventanas, contribuyen a crear esta atmósfera de movimiento.

La ofrenda

La Villa

Son 17  figuras de gran tamaño las que representan el homenaje del pueblo a María, en ella podemos ver a un guerrero ofreciendo sus armas; los hombres sus herramientas de caza y trabajo; el agricultor da sus flores y sus frutos. El comerciante ofrenda plumas de quetzal; la madre, a sus hijos.

En lo alto del grupo sobresale la figura de la Virgen, quién recibe la ofrenda con las manos abiertas. Desde lo alto de las rocas brotan dos cascadas, las cules son el símbolo de las razas indígena y española que bajan enérgicamente para fusionarse en forma apacible ante los pies de la Virgen, quien ha sido llamada “forjadora de la patria mexicana”.

Museo de la Basílica de Guadalupe

museo

El costo a este lugar es muy accesible, el boleto tiene un precio de cinco pesos, durante el recorrido podrás observar pinturas, esculturas, textiles, grabados, muebles, porcelanas, orfebrería, exvotos, etcétera, del periodo novohispano mexicano de los siglos XIX y XX, sobresaliendo en cantidad y por vocación natural lo relacionado con el tema guadalupano.

Se localiza en la parte posterior de la Basílica antigua, en áreas que fueron destinadas para ese fin desde su origen. Fue fundado por monseñor Feliciano Cortés y Mora, vigésimo Abad de Guadalupe, e inaugurado el 12 de octubre de 1941, con el nombre de “Tesoro Artístico de la Basílica de Guadalupe”.

Museo de los Ferrocarrileros

Museo-los-Ferrocarrileros

Este último resulta por demás interesante. La estación de ferrocarriles de la Villa fue edificada en 1907 en un terreno que estaba integrado a la Hacienda de Santa Ana de Aragón. Además de que con frecuencia, en este lugar puedes encontrar ferias de pulque.

Museo de Figuras de Cera 

Museo de Cera la Villa portada

Hoy pasa desapercibido, pero este sitio fue en su momento uno de los más famosos de la capital. En 1949, los dueños abrieron un negocio para exhibir las figuras de cera que habían adquirido, sin embargo, gracias a la popularidad del lugar decidieron convertirlo en museo y hacer su inauguración oficial un 12 de diciembre de 1957.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: LOS PALACIOS MÁS BELLOS DEL CENTRO HISTÓRICO

Justo a un costado de la Basílica de Guadalupe se ubica un museo casi desconocido en la Ciudad de México, que a pesar de no tener un letrero visible que lo identifique, llama la atención porque en la entrada hay una mujer que al calor de las copas y con música para cortarse las venas, ahoga sus penas en una cantina.

Dónde: Calzada de los Misterios #880, Col. Tepeyac Insurgentes (Entre Montevideo y Montiel, justo frente a la Basílica de Guadalupe)
Horario: 09:30 a 20:00 horas
Costo: 5 pesos por persona

Tortas Gigantes de la Villa 

tortas Gigantes la villa

Y si después de tanta visita te agarró el hambre, una parada indiscutible debe ser en estas tortas, también son conocidas por los vecinos como “las asquerosas”, según los encargados este sobrenombre se debe a las vastas proporciones de ingredientes que contiene como carnes, quesos y verduras.

Y si de abundancia hablamos, debes probar la torta especial de la Villa, pesa más de tres kilos y sus ingredientes son: milanesa, pierna, chorizo, queso blanco y amarillo. Y si logras comerla en menos de media hora, no pagas la cuenta, hasta el momento nadie ha podido con ella.

Dónde: En la esquina de Calzada de Guadalupe y Juventino Rosas, colonia Peralvillo, delegación Gustavo A. Madero
Horarios: Lunes a viernes de 09:00 a 00:00 horas, sábado y domingo de 09:00 a 01:30 horas
Costo: Hay tortas desde 80 pesos

(Fotos: Dulce Ahumada/MxM/Cuartoscuro/Archivo)