Lo que no debes regalar este 14 de febrero

Mañana es el Día del amor y la amistad, y si eres de los despistados que aún no compra regalo, checa las cosas que definitivamente no le debes dar a tu pareja… a menos que te lo pida. Hasta parece que se te olvida que existe internet, donde puedes encontrar los regalos más originales

Los clásicos peluches

Ya no estás en la secundaria como para andar regalando un osito de peluche con un corazón. Además, al siguiente día, terminará abandonado en una caja de cartón en el clóset.

Caja de chocolates

Sí, hay algunos de sabores muy ricos, pero, por favor, no regales la típica taza que venden en el Metro, llena de
chocolates con envolturas de colores y que todos tienen forma de corazón.

Paquetes inesperados

Está bien que seas precavido y te quieras divertir, pero ¿regalar un pack con condones, lubricantes y una tarjeta de iTunes o de Netflix? Al menos invierte en una cena o unos tragos.

Algo para comer

Puede ser que a ti y a tu pareja les guste la ropa comestible, ¿pero regalarla para San Valentín? No seas tacaño y busca algo más original, y que de preferencia sea más duradero.

¿Eso es un regalo?

Pensaste que regalar una botella de whisky era una buena idea. Oh, oh… tu cita no te cree que ese es el regalo y sólo espera a que le des la verdadera sorpresa de San Valentín.

A volar

Se te ocurre llenar un cuarto con globos y flores o simplemente llevarle a esa persona especial un globo de Piolín. Eres un romántico… pero bien a la antigua, como decía Roberto Carlos.

Se acabó la quincena

No hay nada peor que darle a tu novio el regalo que te dieron el año pasado. Una cosa es reciclar por el bien del medio ambiente y otra reciclar los obsequios, en especial si son viejos.

Te pones creativo

Sí, lo DIY está de moda, pero a menos que seas un artista, evita hacer regalos con tus propias manos. Aunque digas que la intención es lo que cuenta, tu obsequio no te hará quedar nada bien.

Compartir
Artículo anteriorTLC y otros mitos geniales
Artículo siguienteSOLUCIÓN SUDOKU: 13 FEBRERO 2017
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.